~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


sábado, 30 de noviembre de 2013

Morir de sumisión

Estaba yo el otro día pasando más frío que un cubito de hielo, con agua de por medio, por razones que no vienen al caso, y me vino a la cabeza esta escena. Las conexiones del cerebro son así. Total, que nunca me había planteado que hubiera un trasfondo femdom en esto, pero la verdad es que te paras a pensar y no anda lejos la cosa. Él se sacrifica por ella hasta el extremo de quedarse como un carámbano. Y esto lo conecté mentalmente con otro tema, o con el mismo, el del sacrificio extremo, y me dio que pensar.


La gran pregunta que me surgió entonces fue: ¿la entrega total incluye dar la vida por el Ama? Y algunas más, como: ¿Cuántos de esos que afirman querer adorarte desde el minuto uno llegarían a ese punto? ¿Es lo deseable? ¿Es lo “correcto”? Pues no lo sé, solo voy a dar mi opinión.


Al hilo de esto, caí el otro día de rebote en un blog que me produjo una mezcla de náuseas y risa. Parecía ser de un esclavo de esos que se entregan como un cerdo en el día de san martín, y que siguen vivos de milagro. Si su Ama-verdugo no lo mata es porque, aparte de meterse en líos, se quedaría sin juguete, no porque el esclavo le importe un carajo. El tipo por lo visto se había sometido a varias operaciones siguiendo órdenes, como atestiguaba con fotos, y... Uf, para qué entrar en detalles o poner el link y darle publicidad. Con casos así dan ganas de inventar un test de idoneidad y expulsar de una vez por todas a l@s que confunden degradación y anulación con la entrega sana, a l@s que quieren ser una basura y sacar lo peor de ell@s en vez de buscar una versión mejorada de ambos cuando se unen.




Supongo que el esclavo ese se tirará de un puente o se rajará el cuello en cuanto ella se lo ordene, o no, quién sabe, pero en el caso de un sumiso cuerdo y sano, ¿qué ocurriría en un momento como ese? Pero veamos el vídeo primero por si alguien no conoce la escena, aunque creo que solo los esquimales no la han visto. Sea como sea, para refrescar el recuerdo y mirarla desde una óptica femdom, aquí está:





¿Mi opinión?... Si llega un punto en el que hay que poner en la balanza qué vida vale más, y por lógica el sacrificio se lo lleva el sumiso, igual que harían (se supone) los padres por los hijos, pues... a mí no me aporta nada ese sacrificio; yo me moriría igualmente de “frío” si me quedase en este mundo en un caso así. A mí lo que me vale es saber que el sumiso lo haría sin pensar y sin que se lo pida, pero no es necesario que lo haga en la realidad. Si solo hay una tabla, nos subimos los dos, y si no aguanta el peso, mala suerte. ¿Cómo podía esa tía estar tan tranquila mientras el otro agonizaba ante sus narices? Y luego dicen que el sadismo es cosa de cuatro locas. Ains.

martes, 26 de noviembre de 2013

Machismo en la RAE


En cierta parte de mi novela tuve la dificultad de encontrar palabras degradantes dirigidas a un hombre. Y no solo ocurre al escribir, es que no hay manera de humillar “en condiciones” a un hombre si salimos de perro o gusano, porque ya puto suena a que lo ensalzas. No vale lo de zorro ni guarro (parece que le dices que no conoce el jabón) y lo de perro va más por el lado de compararlo con el animal que con el sentido peyorativo del término femenino. Podéis hacer la prueba, en la RAE, zorra equivale a prostituta, y perra... ¡también! Para más inri, zorro es un hombre astuto y taimado, y zorra, aparte de prostituta, significa astuta y solapada. O sea, que si te llaman zorra, hay poco margen de duda, te insultan sí o sí, porque te pueden decir astuta pero, eso sí, haciendo las cosas de manera miserable por detrás. Pero ahora viene lo mejor (o lo peor): zorrón es el aumentativo de zorra como sinónimo de prostituta.


El caso es que esto lo traigo a colación por dos motivos. El primero es una noticia sobre las acepciones arcaico-machistas que serán eliminadas o puestas en desuso en la nueva edición. No tiene desperdicio, y eso que no entran en el tema zorra/zorro.


Huérfano. Dicho de una persona de menor edad: a quien se le han muerto el padre y la madre o uno de los dos, especialmente el padre.
Claro, la cosa es más grave si te falta un elemento masculino en tu vida...


Gozar. Conocer carnalmente a una mujer.
Es que conocer carnalmente a un hombre no se goza, se sufre, ¿no? O se refieren a que con que disfrute el hombre, todos contentos. (Joer, parecen guionistas de porno).


Cocinilla. Hombre que se entromete en cosas, especialmente domésticas, que no son de su incumbencia.
Jajaja, los sumisos domésticos al paredón, ale...


Periquear. Dicho de una mujer: disfrutar de excesiva libertad.
Sí sí sí... ¿adónde vamos a ir a parar? Libertad y mujer no deberían ir en la misma frase.


Hombre. Individuo que tiene las cualidades consideradas varoniles por excelencia, como el valor y la firmeza.
Entonces, si eres una “individua” valiente y firme, ¿ya eres un hombre? Qué cosas...


Mujer. Que tiene las cualidades consideradas femeninas por excelencia.
Esto hará las delicias de los sissy. Ya con tener esas cualidades te vuelves mujer. ¿Y cuáles son? Salgamos de dudas:


Femenino. Débil, endeble.


Por contraste los hombres deben ser:


Masculino. Varonil, enérgico.
Ajá, todas enclenques y ellos boxeadores. Y ojo, muy varoniles, muy machos, nada de mariconadas.


Padre. Varón o macho que ha engendrado. / Cabeza de una descendencia, familia o pueblo. / Padre de familia: jefe de una familia aunque no tenga hijos.
Jaja, de traca... JEFE aunque no tenga hijos. El caso es que un tío mande, como Dios manda, valga la redundancia.


Madre. Hembra que ha parido. / Madre de familia: mujer casada o viuda, cabeza de su casa.
Sí sí, la cabeza, pero el brazo ejecutor es cualquier varón que ande cerca, que no queremos conflictos con la definición anterior.


En fin, si te ríes hasta de tu propia sombra la vida puede ser muy divertida... Pero el tema es más serio de lo que parece. Lo que no se nombra, o se nombra mal, no existe o toma otro nivel. Yo a veces he escrito por aquí “hijo del gran puto” por aquello de hacer un poco de campaña para la causa.


Pasando al motivo dos de este post, comento que es una avanzadilla para el tema del machismo en el femdom. Leyendo lo de arriba hasta podría estar justificado que se use tanto por ahí lo de puta y perra dedicado al sumiso, pero... A mí me da una grima que ni te cuento. Ya me extenderé en su momento, voy a ver si hay algún redactor de la RAE cerca para contarle mis sugerencias mientras lo ato “femenina y débilmente” al primer poste que pille...

viernes, 22 de noviembre de 2013

La fuente del femdom

En esta película, La fuente de las mujeres, hay un momento que dura un segundo, pero merece la pena. El argumento también podría ser femdom, solo que es algo que llevan usando las mujeres desde que el mundo es mundo: negar sexo al hombre como medida de protesta, castigo o coacción. “Hasta que no hagas o dejes de hacer tal, no me tocas un pelo”. Tod@s hemos oído historias así, sin que se trate de una relación D/s, y por lo general funciona; es un lenguaje que entienden los hombres a la perfección...


Y bueno, cuando pasa el período de castidad forzosa, la chica deja salir sus energías acumuladas y pasa lo que pasa. Lo mismo le araña y le clava los dedos como le acaricia. Muy femdom, ya digo, al menos para mí, que habrá quien no entienda que se puede ser suave y dura al mismo tiempo.



Mi princesa, le dice él al final. Mi Reina pegaría más, pero en fin, tampoco podemos pedir peras al olmo; el femdom en el cine, más allá del porno de clichés, no se ha inventado aún.



martes, 19 de noviembre de 2013

Cásate y sé sumiso


Anda estos días pululando un librejo que está causando revuelo, y con razón, entre las feministas. Se titula Cásate y sé sumisa. Como no quiero que me suba la presión arterial, prefiero tomarme el tema con humor y de ahí el título del post. Para colmo, cuenta con el respaldo de la iglesia. O mejor dicho, de manera totalmente lógica, cuenta con su apoyo, que ya sabemos que las mujeres tenemos nuestro sitio (de segunda categoría) gracias a ellos y bla bla bla.


No hace falta hacer muchas estadísticas para saber que, dentro de las relaciones D/s, son mayoría abrumadora las formadas por el par Amo/sumisa, algo que viene a ser más de lo mismo pero potenciando la diferencia hombre/mujer. Como simple ejemplo, el porno “normal” coloca a la mujer como proveedora del placer y al hombre como receptor, siendo mayoritario también el enfoque degradatorio hacia la mujer que goza siendo sexualmente activa. El mensaje es, eres una golfa/puta/zorra si disfrutas de manera libre con tu cuerpo, pero oh, qué cosas, tu compañero de andanzas sexuales es un machote que solo hace algo natural y digno de su género.


Pero me desvío del tema, aunque no mucho, y me sofoco, y ese sí que no era el propósito. Así que reconduzco. Veamos, el librito de las narices dice que la mujer debe casarse y debe ser sumisa y obediente con su maridito. Esto, si ella es sumisa por naturaleza, me parece genial. Lo malo es cuando se intenta imponer un modelo, que además está súper trasnochado ya. Parece que la autora hubiese inventado la penicilina, oye, cuando eso ha sido así durante milenios, la mujer en casa con la pata quebrada.


Este tipo de cosas, junto con el éxito del pimpollo del Grey, hace que me surja la duda existencial del tipo: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Es decir, ¿qué pasa en todo esto? ¿La gente se apunta como borregos al modelo que les ofrecen los medios, o los medios solo recogen el latido de la sociedad? ¿Esto va de dentro hacia afuera, o de afuera hacia dentro? ¿La gente adopta el modelo que ve, o se refleja lo que cada uno hace en la intimidad?


La presión social es muy fuerte para quien no tenga valor de ir contracorriente, pero también es cierto que nadie puede fingir eternamente y, al final, más temprano que tarde, todos sacamos nuestra verdadera naturaleza. Entonces, ¿por qué no se escriben libros como Cásate y hazte sumiso?...


Yo en realidad me alegro de que no se escriban libros así de tontos. Porque, ¿quién puñetas va a convertirse en X -llámese sumiso, amo, astronauta- porque sea una moda o lo dicte el Papa? Alguna despistada o tontorrona se podrá apuntar a la moda Grey o a la moda esposa sumisa, pero la pobre va a vivir una vida prestada si no le surge de dentro. Por desgracia, y con la estadística no oficial en mano, algunas mujeres escogerán un rol sumiso cuando oigan hablar de bdsm porque ni se les pasa por la cabeza que haya otra opción, o porque la imagen estereotipada del tema les da una idea de poco-hombres sometidos por mujeres masculinizadas, y ahí les doy la razón, no es la Dominación Femenina que me atrae a mí; es más, una DF donde los hombres son tratados como mujeres y las mujeres actúan como el peor de los machistas, no debería llamarse DF, sino dominación masculina, ¿o no?... Sobre esto del machismo en la DF tengo muchas ganas de hablar, que me voy a despachar a gusto.


En fin, lejos queda aún el momento en el cual, partiendo de una igualdad absoluta y real, cada cual elija vivir una relación D/s desde la parte de la correa que se corresponda con su auténtica naturaleza. La doble vuelta de tuerca de D/s, como lo llamé aquí, me parece la única base sana y auténtica para esto; lo demás, me parecen modas, farsas y películas de serie B. Y una relación D/s que surge de la creencia, triste y absurda, de que un género o unos seres están por encima y otros por debajo del resto, no es Dominación/sumisión, es otra cosa que nada tiene que ver, o no debería, en mi opinión.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Caballos sumisos y Monas Dominantes


Al hilo del mini debate surgido en el post anterior acerca de los perros, aprovecho para hablar de varias noticias de esas que voy recopilando con mi antena femdomera. Sobre perros, o mejor dicho, sobre la similitud en el adiestramiento para machos humanos, hay bastante escrito, y me refiero a publicaciones dirigidas al público convencional. En una revista “femenina” leí hace años que a los hombres, para que se porten bien contigo, hay que tratarlos como a perros, castigando o premiando según sea el caso.


Sobre animales trata esta noticia, en concreto sobre caballos y su capacidad para detectar la autoridad. Sobre autoridad quiero hablar un día, de momento dejo esto aquí y un extracto.

El caballo actúa como espejo de la persona y pone en evidencia su estado de ánimo. Tiene la virtud de proporcionar un feedbak continuado de las virtudes y carencias de la persona. No se casa con nadie, todo el mundo que se le acerca se ha de ganar el liderazgo.
El caballo lo nota todo, huele hasta la inseguridad y las debilidades. Escucha el ritmo cardíaco y analiza hasta extremos inimaginables nuestros gestos.
El caballo no atiende ni a gritos ni a razones.

En efecto, la autoridad “se huele”, no surge de pegar cuatro gritos, y el sumiso verdadero tiene la virtud de saber entregarse a quien lo merece. Es un tema interesante, pero ya digo que da para otra entrada.

Lo que más me ha llamado la atención últimamente entre noticias de ese tipo ha sido esta, que por primera vez otorga una base genética a la dominación por parte de las hembras. Si es que cuando dominamos estamos la mar de "monas"...



El papel dominante de las monas no es algo estrictamente nuevo, sino que había sido ignorado y archivado sin contemplaciones. Cuando ejercieron de astronautas primerizas, se observó que las mujeres eran peleonas y homicidas, las sargentas en el conflicto brutal, las gobernantas.


Entonces, la mona se sitúa enfrente del macho, se agacha y da golpes con la mano en el suelo, insistentemente. Según los investigadores, “el equivalente a desabrocharle el cinturón a un hombre”. Es evidente, cuando se observa con detenimiento, que es ella la que toma la iniciativa.

En el caso de los monos capuchinos, de los macacos de Togian y de los macacos de cola de cerdo, son efectivamente las hembras las depredadoras sexuales. También en los orangutanes estas escenas han sido documentadas, por primera vez en los años ochenta: el macho tumbado, enseñando su buena disposición sexual a la dama, pasivamente esperando a que la hembra le monte.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Testimonios de sumisos


Abro nueva página/apartado titulada así. ¿Por qué? Bueno, porque resulta que me llegan mensajes que van más bien por el lado de buscar un desahogo o de compartir una inquietud y creo que puede ser interesante que esas palabras no se queden solo en mi buzón. Por una parte, como indica el título, para que sirva como testimonio para los que se sorprenden, tanto de manera positiva como negativa, de que estas tendencias sean compartidas por un porcentaje de hombres bastante más elevado de lo que se pudiera pensar dentro de la sociedad tan patriarcal que tenemos. Por otra parte, no soy psicóloga ni tengo tiempo para resolverle la vida a nadie, y tal vez alguien pueda aportar mejores consejos que yo. Recuerdo un caso especialmente “grave”, de alguien que me mandó en total media biblia con sus mil dudas y comeduras de tarro, para encima desaparecer un día de golpe para siempre. Rescato unas palabras suyas que definen muy bien a lo que me refiero:

La cuestión es...... yo quiero abrirme, pero..... ¿la he preguntado si Usted quiere que yo le cuente mis historias? ¿la estoy forzando a ello? ¿usted, por educación y empatía, me sigue la corriente?. Por este tipo de cosas, los psicólogos cobran 50 euros o más la hora.....

¿La puedo pedir un favor?..... mándeme a hacer puñetas si realmente asi lo considera, de verdad, por favor. Porque todo lo que arriba la he contado es cierto, pero Usted no tiene la culpa de que alguien como yo se haya fascinado tanto por su blog, por sus reflexiones , sentimientos y forma de entender las relaciones. Pero lo último que quisiera yo es que, al estar de repente abducido ("y cuando más te asomas al abismo, más se asoma éste a tu interior"), tenga porque Usted estar aguantando mis paranoyas mentales.

En efecto, no tengo por qué aguantar paranoias de nadie, aunque siempre me resulta interesante asomarme a esos abismos interiores del sumiso. Así que, si es tu caso, ahí tienes espacio para plasmar tus palabras. Eso sí, es mi blog y será bajo mis normas:


-No publicaré anónimos y todo estará sometido a revisión previa, como en el resto del blog.


-No escribas medio Quijote que estoy yo solita para leerlo todo.


-No aproveches para meter un anuncio de búsqueda de Ama. Si alguna se siente deslumbrada o simplemente interesada por tus palabras, ya pinchará en tu nick y te hará llegar un mensaje.


-Puedes hablar de tu experiencia (global y resumida) con la Dominación Femenina, o de tus aspiraciones, ideas, conceptos acerca de ella, etc


En ciertos comentarios algunos aprovechan para hablar en general de sus inquietudes, sin relación con el post en concreto, así que espero que a partir de ahora uséis ese apartado.


Como ejemplo del tipo de testimonio al que me refiero traigo parte de un mensaje privado con una historia que me parece interesante compartir.


La mayoría de las personas hemos vivido una relación de dominación, sumisión (pongo este ejemplo porque considero que es idóneo, no vayas a pensar raro..). Con un compañero de la familia, El perro, por eso me hace gracia cuando se le nombra en tono despectivo, cuando son maravillosos.

Hace solo unos meses se murió mi perrita Pastor alemán, bastante joven pero bueno, el caso, es que en el criadero me recomendaron, que son perros que hay que tener ocupados porque sino se descontrolan y hay que ponerles límites pero con mano suave y dura a la vez. Vemos todos los días por la calle perros agresivos y descontrolados por permitirles todo y que se crean que están por encima de sus dueños. Pues eso, jamás la puse una mano encima, simplemente toques de atención con la mano, como si la mordiera, cuando hacía algo que no tenía que hacer. Al año, mas o menos, puedo asegurar que esa perrita era increible, me levantaba a desayunar y ella estaba tumbada bajo la silla esperándome(me hubiera hecho el desayuno si pudiera xd), se sentaba, tumbaba, ladraba, y me traía las zapatillas cuando quería, esto es verídico, era lista de cojones. Pero eso no significaba que fuera “pasiva”, cuando nos peleabamos jugando, se esforzaba de verdad en ganarme, o cuando íbamos por la calle y alguien pasaba a mi lado, volvía hacía mí y se quedaba a mí lado “protegiéndome”.

Incluso, probé lo más dificil, puse la comida en su cuenco y con un chasquido entendió que no podía comer (esto no lo hacía por joder, sino que son perros que necesitan retos, puedo asegurar que era completamente feliz), me fui a trabajar, y no esperaba que fuera a aguantar tanto tiempo, simplemente que aguantara lo que pudiera, pero para mi sorpresa, ¡no se había movido del sitio! De hecho mi hermano intento que comiera pero no lo consiguió, sin decirla nada, me miro y empezó a comer y después me busco y me pidió jugar, y la compense jugando bastante rato, ya que me sentía bastante culpable, pero la perrita seguía igual.

Pero ahora viene porqué puedo entender a la parte dominante de la relación, en una ocasión, fui con la bici y la perra por el campo, como siempre, pero me metí por una zona que no debía, y se cruzaron dos perros tipos mastín, el caso, es que sin pensarlo, la ordené que se quedara quieta, y haciendo ruido me lancé hacía ellos con la bici, huyeron bastante asustados, y pudimos pasar. El caso, es que aunque sabía que la perrita se lanzaría hacía ellos antes de que yo lo hubiera hecho, preferí jugarme mi integridad, ya que me asustaba un montón que algo malo la pasara.

Evidentemente, este ejemplo lo he puesto, no porque quiera ser un perro xd, sino simplemente que me haría muy feliz llegar a ese nivel de entrega, y por suerte, los humanos podemos elegir a la pareja, los perros por desgracia no pueden elegir dueño.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Baila para mí




¿Soy la única que ve estas cosas?... Bueno, voy con el post. En el ballet clásico, cuando bailan juntos un hombre y una mujer, él ocupa un lugar secundario, cede el protagonismo, es un simple apoyo para realzarla a ella, que es la estrella absoluta. De hecho, la primera bailarina en una compañía es considerada como una mega diva, un ser que se mueve étereamente sobre las puntas de sus pies, rodeada por ese halo intocable que las acerca más al Olimpo de las Diosas que al suelo terrenal de las simples mortales.


Pero claro, dirán algunos, la otra mitad del par no se puede comparar con un sumiso, a no ser que sea uno del tipo sissy, y que lo de ser bailarín es de afeminados... Algo así como cuando se dice que un sumiso es poco hombre, ¿verdad?... Topicazos, nada nuevo. En la película Billy Elliot, el niño que aspira a ser bailarín en un entorno poco propicio se enfrenta a ese tópico de que bailar es cosa de nenas. Y él responde que hay que ser un auténtico atleta para elevarse en el aire, manejar a la bailarina, etc. Y añado yo, ¿qué tiene que ver lo que se tenga en la entrepierna para que te llene una cosa? Enésimo caso de la maldita presión social acerca de “lo normal”.

La foto lo deja muy claro. Hay que ser muy varonil y robusto para ser el sustento que la eleva a Ella al quinto cielo. Para el vídeo he escogido una escena con bastantes ingredientes de lo que comento, no falta ni rodillazo de él en tierra.



miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿Cómo se encuentra sumiso?


No pensaba responder a esta pregunta que me hizo una lectora (o visitante casual, no sé). Por un lado, porque no soy el oráculo del femdom con respuestas para todo y, por otro, porque la pregunta me parece un poco ridícula. Y por esto último precisamente voy a dedicarle un post... Me explico.


Preguntar cómo se encuentra a un sumiso es tan absurdo, o tan lógico, como preguntar cómo encontrar a un hombre. Aunque claro, depende de para qué quieras a ese hombre o a ese sumiso. Por el resto del mensaje (su relación de pareja no le satisface porque ella se considera Ama), no queda claro si busca una nueva pareja o un sumiso-a-ratos. Si es lo segundo, es muy fácil. En cualquier chat, foro, web de contactos o en anuncios, hay sumisos a miles. Si buscas un sumiso en general, cualquiera vale. No es que todos los sumisos sean iguales pero, en casos así, -solo hay que leer sus cartas de presentación-, la mayoría son muy parecidos, y pueden hacer el apaño, y si no lo hacen se sustituyen por otro. Igual que hacen ellos, ni más ni menos.


Pero imaginemos que la intención no es encontrar un sumiso para jugar a ratos sino uno a tiempo completo. ¿Dónde y cómo se encuentra a un sumiso? Pues en los mismos sitios y de las mismas maneras que se encuentra a un hombre.


De acuerdo, ya sé que en la vida real no es tan simple. Los sumisos no lo llevan escrito en la frente, de hecho, la mayoría lo esconde. Pero a otros se les notan gestos y detalles y, si son de tu entorno, tendrás ocasión de comprobar si tus sospechas son ciertas, cuando a la vez tú muestres tus rasgos dominantes, claro. No me refiero a que vayas dando portazos ni ellos arrodillándose con la excusa de buscar objetos caídos. Lo de la camiseta, si te atreves, puede dar sus resultados...




Otra opción es unirse a grupos bedesemeros, ir a fiestas y tal. Para mi gusto es pelín sectario o en plan catacumbas de los primeros cristianos, pero seguro que a mucha gente le sirve.


Sobre los lugares cibernéticos, son válidos los mismos consejos que para conocer a cualquier persona: sentido común, compatibilidad, no creerse nada que no puedas confirmar, y no montar películas sin un encuentro cara a cara.


También puedes abrir un blog, a alguien le funcionará eso para conocer a su persona complementaria jaja. Digo, ejem, que sí, que es un método como otro cualquiera para conocer gente, otra cosa es que se cuaje algo, pero vamos, como la vida misma, todo tiene sus ventajas e inconvenientes. Es una manera de dar a conocer cómo piensas y qué buscas, sin exponerte personalmente (hay cada loco y obsesionado por estos sitios...), aunque, por mucho que escondas tu identidad, esta se traslucirá en lo que dices, o en lo que callas, que tampoco es la cosa como me dijo uno: “por cuatro palabras en un blog no se conoce a nadie”. Oye majo, por cuatro no, pero con las 150.000 que llevo, así contando por encima, algo se deducirá, vamos, digo yo...


Ains, con lo sencillo que sería sacar el tema en las primeras frases de intercambio con la persona que nos interesa, tanto por parte de ellos como de nosotras. Ojalá eso sea posible en un futuro inmediato. Mientras tanto, deberíamos poner nuestro granito, al menos, no fingiendo ser lo que no somos, que ya sería un grandísimo paso.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Sádica en la tumba

Traigo a la parejita del otro día en un momento de terror en el cementerio, por aquello de las fechas que estamos y tal. Pobre chico, cómo se sacrifica por la mandona de su novia, qué tierno.