~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


viernes, 26 de julio de 2013

El sumiso trapo


Muchas veces hablo de todos esos sumisos que en teoría quieren someterse, pero solo fingen hacerlo hasta pillar Ama. Son hombres que no disfrutan sometiéndose, solo quieren cumplir una fantasía X o relajarse por un rato de su vida de macho alfa. Que me parece perfecto, cada cual busca lo que le apetezca, el problema que les veo yo, por si no queda ya claro, es cuando dicen ser A cuando en realidad son B. La deshonestidad y el utilizar a la mujer para salirse con la suya es lo que me parece inaceptable.


Pero, si nos vamos al extremo opuesto, ¿qué nos encontramos? Me refiero a todo ese grupo de “sumisos” que se presentan como una basura, como un trapo, felpudo y similares, que dicen que no valen nada, gusanos arrastrados, perros inútiles, que solo buscan humillación, degradación, anulación, en definitiva, ser un simple objeto deshumanizado para que el Ama disfrute tratándolos como escoria. Lógicamente, lo que acabo de describir, corresponde punto por punto a lo que se ve en el 90% de los vídeos de porno femdom, pero también existe un gran grupo de hombres que se identifican con todo eso (y Amas a juego con ellos).


A mí en concreto esa clase de sumiso no me interesa para nada, supongo que será cuestión de gustos... pero es que no puedo evitar pasarlo todo por el filtro de la razón, y no le veo sentido. Lo que yo me planteo es, ¿qué sumisión es esa en la cual el sometido no aspira a sentirse mejor sino peor? ¿Qué proceso de sometimiento tienen que realizar para situarse en un plano inferior a la mujer si ya de entrada son poco menos que marionetas sin voluntad ni valía ninguna?


Para eso, mejor comprarse un muñeco hinchable, la verdad. Lo que le da validez a la sumisión en un hombre, según mis parámetros, es que sea una persona de la cabeza a los pies, que tenga voluntad y te la entregue, que tenga cualidades positivas y las comparta contigo, que modifique su comportamiento para que te sientas mejor, que si es respondón se tenga que morder la lengua, etc, en resumen, que se entregue a ti para acabar reafirmado como persona, no convertido literalmente en un mueble más en tu casa.




Alguien con la autoestima por debajo de las piedras no debería llamarse a sí mismo sumiso. Si no te aprecias ni te valoras a ti mismo, los demás no lo harán, ni es ningún mérito poseer a un hombre que no tiene ninguna virtud destacable. Como eso que me han preguntado bastantes veces... ¿quiere un perro, Señora?... Pues mira, si quisiera un perro me compraría uno, pero bien bonito, activo y fuerte, de esos de cuatro patas que no hablan ni para hacer esa chorrada de pregunta, y por supuesto nunca uno de trapo que solo sirva para estorbar y pillar telarañas.

lunes, 22 de julio de 2013

No te resistas

En esta película un chico novato triunfa en la gran ciudad a base de ingenio y con el pequeño empujón que le supone acostarse con una mujer poderosa con buenos contactos. Dejando aparte lo poco ético del método, llama la atención que se invierta el modelo de siempre en el cual es una mujer la que asciende acostándose con el jefazo de turno. Al menos aquí se trata de una Señora de buen ver y no algún baboso con halitosis.


Pero dejando aparte el contexto de la historia, en la que se trata más de acoso que de seducción, me gusta la manera en que ella va directamente a por él, especialmente en la escena de la oficina. Es que en esos momentos es para decir “no te resistas, nene, sé que lo estás deseando”... Visto desde una perspectiva femdom no es tan grave, como le dice su amigo en el último vídeo.









viernes, 19 de julio de 2013

La D/s como refugio




Este post me va a costar. No sé bien cómo enfocarlo, ni siquiera sé si el título deja claro a qué me refiero, pero lo único que sé es que tengo que escribirlo.


Empiezo por el principio. Una chica, en sus 20 y pocos, ha dejado un comentario que no he publicado. La razón es que me dirige a su blog, y no me apetece contribuir a la difusión de su contenido. No sé si tu “amiga Ana” sigue en tu vida o no, yo en tu caso le daría una patada bien fuerte, pero en casos como este me viene grande lo de dar consejo, porque en la mente ajena es complicado, por no decir imposible, entrar. Pero por si le sirve a alguien, aquí dejo un resumen de mis ideas.


Estar delgada no da la felicidad de manera automática, de hecho por eso llegan a morir por esa terrible enfermedad, porque nunca es suficiente, pero ni estar en un peso perfecto ni tener mucho dinero ni “tener” algo en concreto, incluyendo sumis@ o Am@ o pareja vainilla o amigos o familia, da la felicidad tampoco. Lo único que da la felicidad es SER, y como te sientas contigo mism@, así que si esperas a que algo externo te haga feliz, busca un asiento confortable porque la espera va a ser muy larga.


Ciertos temas no tienen mucha cabida en este blog, así que voy con la parte dos del comentario. Esta chica quiere hacerme consultas sobre D/s. Si el día tuviera 48 horas podría responder a todo el mundo (si no durmiese, claro) pero buscaría un hueco si yo viese que puedo ayudar. La cuestión es que me sentiría como un elefante en una cacharrería dando consejos sobre cómo Dominar o someterse (si es que valen para algo los consejos en esto, que esa es otra) cuando lo principal, que es la persona que Domina o se somete, debe empezar por dominar su vida y someterse solamente a ella misma y a su salud.


Esto me ha llevado a pensar en lo del título del post. Es decir, ¿hasta qué punto no se trata a veces de llenar un vacío cuando se acude a la D/s? Porque una cosa es darte cuenta de que esto es lo que te llena y necesitas, y otra muy distinta llegar como de rebote porque no encajas en ninguna parte.


En esto, como en todo, si falla el factor humano, falla todo lo demás. Perogrullada, lo sé, pero parece que lo más obvio es lo que más se deja de lado siempre. Tanto para ser la parte Dominante como la sumisa en una relación, hay que tener la cabeza muy bien amueblada. Se supone que el Am@ puede hacer más daño si no está en sus cabales, pero el mismo daño puede hacer un/a sumis@ que no se centra y que de un volantazo se sale de la senda que le marcas y que con tanto empeño le señalamos. Ell@s entregan su sumisión y nosotr@s entregamos nuestra Dominación, aunque parezca que solo una parte es la que se entrega.


A pesar de que no recomiendo para nada entrar a “probar” esto cuando no se tienen los pies firmes en el suelo, hay algo especialmente positivo en estas relaciones, y es la disciplina. Desconozco si esta chica se siente atraída en una u otra dirección, pero si fuera sumisa (de las de verdad, no por falta de autoestima) le vendría genial encontrar un Amo que la guiase y le enseñase la primera y principal lección: que ya es perfecta así como es, que no es ELLA la que falla, sino su actitud. Creo que a algunos sumisos que encontré por el camino les vendría bien olvidarse de sus neuras y entregarse a otra persona, eso sí, que esté centrada y que los valore como merecen; pero supongo que hay niveles y si estás realmente mal es absurdo buscar fuera el equilibrio que no tienes dentro de ti.


Si por el contrario lo que le atrae a ella es ser Ama, en ese caso mi consejo es muy claro: olvídate. Piensa que para dominar a alguien el primer paso es dominarte a ti misma, tener autocontrol y equilibrio, y que no es ningún juego hacerte cargo de la voluntad de otra persona.


Sé que no me ha quedado un post muy redondo, pero reconozco que no doy para más. Te deseo lo mejor, y te envío un abrazo muy fuerte, espero que te des cuenta pronto de que solo necesitas abrazarte a ti misma y sentirte orgullosa de algo más que de irte a la cama con hambre. Ojalá utilices ese dominio de tu voluntad para algo positivo, para ti por encima de todo. Suerte.

lunes, 15 de julio de 2013

Femdom-rol

Ya he hablado de la vivencia permanente frente al juego, pero no está de más recalcarlo porque es lo fundamental de mi punto de vista. También he dicho ya que no hago sesiones, ni soy una ONG, etc etc etc. Me parece importante, y creo que sería un ahorro de tiempo para tod@s, que quedase muy claro a qué clase de femdom nos estamos refiriendo cuando hablamos del tema. Yo propongo que, para diferenciar, los que se lo toman como un juego, llamasen a lo suyo como el título del post. Femdom-rol. A mí me parece que suena bien, y además incluye esa palabreja tan recurrente cuando se refieren a sus ratos de sentirse Am@ o sumis@: rol.


Estamos en verano, me apetece relajarme, así que me voy a tomar el asunto, no con ligereza, pero poniéndome en esa misma postura de ell@s a la inversa, es decir, como si no me cupiese en la cabeza lo que plantean.


Vamos a ver, que algun@s tienen la tolerancia como esa grandiosa palabra que no se les cae de la boca, y resulta que a los que no vivimos esto como un juego nos miran con cierta suspicacia, por decirlo de manera suave. Señores sumisos a ratos y Amas de fantasía de fin de semana: ¿se han planteado ustedes si es posible jugar a ser hombre/mujer, o jugar a ser hetero/homo/bi, o jugar a ser el hijo de tu padre o el padre de tu hijo? ¿Alguien me puede explicar en qué consiste eso de “jugar” a dominar o a someterse? ¿Qué puñetas se siente? ¿Se siente algo más que lo que siente tu entrepierna? ¿Siente algo una lesbiana que se anuncia como el no va más de las Diosas cuando un hombre hetero se postra a sus putos pies? Joder, pero si es que encima para algunas no es ni algo sexual, ni mental, ni nada. Entonces, ¡¿qué es?!


Uf... creo que me estoy alterando y no era esa la idea. En el fondo tiene hasta gracia. Porque claro, esto es como si un grupo de hormigas hace una manifestación de protesta porque ellas tienen su derecho a jugar a ser elefantes de 5 a 8. Que me parece perfecto, que si tú te crees napoleón espero que seas muy feliz en tu burbuja mental, que hay miles de formas de relación y con que te haga feliz a ti y a la otra parte, cojonudo, como le aconsejaba yo hace poco a un sumiso que empieza a temer que lo suyo es dominar desde abajo (y por tanto le deja vacío).


Pero el tema está tan afianzado hacia el lado del dichoso rol (véanse TODOS los sitios webs al respecto), que cuando algunos llegan hasta aquí, a pesar de que en el lateral digo que no hablo de simple juego sexual, dan por sentado que estoy en el mismo bando. A ver si voy a tener que ponerlo en letras fosforescentes y agregar la famosa palabrita ROL. Pero no lo haré, porque quien no se molesta en leerme tampoco merece que se lo ponga fácil. Cuando llega el enésimo espabilado que quiere jugar un rato y ya ha pasado por la experiencia de tirar el dinero con alguna profesional, me doy el gustazo de ignorarlo, que para puta gratis no nací, majo. Que si crees que aquí vas a encontrar lo que buscas, andas más perdido que una monja en un burdel.


Por enésima vez, aclaro que no hablo de bdsm, hablo de Dominación Femenina, por si no sabes a qué me refiero lo tienes ahí en las entradas más vistas. Para mí el bdsm (lo escribo con minúsculas como ya expliqué alguna vez) no es un fin, es un MEDIO, esa es la grandísima diferencia entre pasar el rato o vivir la Dominación. Vivan los juegos, viva la libertad y viva la felicidad. Pero, si los que hablan de rol meten conceptos en su discurso como entrega y posesión, yo ya me pierdo. ¿Qué se supone que entrega/posee alguien que entra y sale de un rol/papel/actuación? ¿Qué tiene esa Ama de fin de semana con ese sumiso que le dedica las migajas de su tiempo libre? Puro humo que se escapa entre los dedos, en mi opinión. Si ya es difícil sentir al 100% la entrega real de un sumiso verdadero por las interferencias constantes de la vida cotidiana, en esos casos hay que hacer un acto de fe que ríete tú de las apariciones marianas.



Me hace gracia cuando leo ciertas cosas, que parecen sospechosamente inspiradas por lo que escribo aquí. El título de este blog es incendiario, es provocativo, tiene toda la intención del mundo, no retiro ni una sola coma de lo que he escrito. Existen los sumisos falsos, por supuesto que sí, y son simples pajilleros en su mayoría, y lo que es más, tiene gracia que alguna defienda, por ir de mega avanzada, su “pureza” como sumisos cuando ellos son los primeros en reconocer que lo suyo no pasa del oscuro vicio inconfesable a ratos y a escondidas de su vida de pura fachada, y no es tolerancia meterlos en el mismo grupo de los verdaderos, eso es no llamar a las cosas por su nombre. El principal problema es que, los muy listos, no se conforman con una ama de pacotilla, no, que va, encima quieren que esa mujer que realmente lo VIVE y lo siente, les haga el favor de ser su Ama, porque sí, porque ellos se creen el centro del universo, como es lógico siendo como son falsos sumisos y por tanto egoístas.


(Inciso. Definición de cosecha propia. Falso sumiso: dícese del hombre que le da la vuelta al concepto de sumisión y adopta el lugar del que es servido, anteponiendo su placer, actuando por egoísmo y egocentrismo, usando todos los medios a su alcance para fingir ser el que sirve, escondiendo su verdadero objetivo: utilizar al Ama para salirse con la suya.)


Ahora bien, yo me pregunto porqué esa manía de recalcar lo del rol y mirar con resquemor a los que proclamamos que a esto no se juega sino que se vive, sin tanta parafernalia y con más naturalidad, eso sí. Si tan convencid@s están de que lo suyo es lo válido, ¿por qué insisten en eso de que no hay falsos sumisos sino amas (lo escriben en minúsculas con intención hiriente, juasss) cerradas de mente? Parece cuanto menos sospechoso. Da hasta la impresión de que se trata de un “quiero y no puedo” y que algun@s no se sienten bien, aunque digan lo contrario, en su nivel de juego, unos porque escogieron cobardemente vivir una doble vida, otras porque llegan de rebote a esto tras mil naufragios y no parece mal sitio para cobrarse con incautos lo que la vida no les dio antes, otras porque tienen a los sumisos solo para putearlos por tener algo distinto entre las piernas, y no sigo con la lista porque como digo es verano y paso de alterarme; además, después de todo, si se escuecen tanto por esto de la Dominación Femenina verdadera será porque les toca en alguna fibra interna.


En fin, verdaderos o falsos, siempre hay un roto para un descosido, y me encanta que al final acaben uniéndose entre ell@s. Nada mejor para el de la doble vida que la lesbiana: él finge, ella finge, todo se equilibra... ¿no? Nada mejor para ese otro que quiso deslumbrarme con el dato de que regalaba zapatos con cristal de swarovski que una ama financiera. Y nada mejor para el despistado que quería formar parte de mi cuadra (y yo sin saber que tengo/busco tal cosa...) que estar como “posesión” de una de esas que solo se refiere a los sumisos como sus putos perros.

Sois tal para cual, lo dicho, así que, si estáis tan felices, ¿porqué perdéis el tiempo en arremeter contra los que no jugamos? Ains, misterios del universo.

viernes, 12 de julio de 2013

Si quieres sumisión, ve a la piscina


Este anuncio me ha dado una idea. Puede ser buen método pasearse por el borde una piscina y comprobar cuántas miradas se van hacia tus pies en actitud sumisa. Quién sabe, tal vez algún sumiso camuflado ande chapoteando por allí. Lo malo es que pilles a un fetichista aburrido a secas.



De todos modos, les ha quedado un momentazo femdom en el anuncio. “Todos estarán a tus pies”... wow...


martes, 9 de julio de 2013

¿Existieron alguna vez los caballeros...?


El otro día me topé con un libro que alguien ha publicado en facebook a base de mensajes en su muro. Se titula Las mujeres mataron a los caballeros. Con un título así, la curiosidad me pudo. Sin leerlo, deduje que se trataba de alguien quejándose de que las mujeres no desean a los hombres demasiado buenos ni caballerosos. Y de eso se trata. Aunque claro, resulta que esa supuesta caballerosidad es pura fachada para atrapar a la incauta de turno, porque, como digo en el título, para poder matar a los caballeros, antes deben existir, y si son todos como este, es para echarse a temblar.


Me he reído, eso si, a carcajadas en algunos momentos, pero vaya colección de estereotipos, algunos ciertos, incrustados en la base de lo socialmente normal, como ese drama del hombre conquistador atrapado en un papel que cada vez lo deja más descolocado. Y encima atacando a las mujeres que, en su opinión, son tan malvadas como ellos.


Pero veamos algún ejemplo de lo que cuenta...


Corremos el riesgo de enfrentarnos a una de las peores tragedias que pueden existir para esa muestra hombría que uno trata de mantener los primeros días de una relación. Una película capadora!

Una película capadora es ese tipo de película que tiene un contenido más fuerte que las ganas de mantener a esa mujer a su lado. Esa película que lo rompe en un llanto disimulado, el cual debe ser controlado abriendo los ojos a su máxima expresión, inclinando levemente la cabeza hacia atrás, obligándolo a ponerse belfo para poder soplar disimuladamente los ojos , tratando de secar las lagrimas que están a punto de caer como un mar desbordado. Uno saca excusas como, “Me entro algo en el ojo!”, “El aire acondicionado está como fuerte!”, “Creo que me va a dar gripa!” y “Estas gafas me irritan los ojos!”.

Ahí tenemos ese pánico a no ser “hombres de verdad” que tanto abunda. Como le dice una comentarista: Porque creerse tan machitos? Porque evitar que tienen su lado sensible eso mata a una mujer mas q el machomen q siempre sale a relucir con orgullo

Y él sigue en sus trece y le responde:

Si el tipo llora viendo Toy Story 3 eso va a ser lo primero que le vas a contar a tus amigas a penas te pregunten como te fue en tu primera cita! No es una muy buena referencia y quedará manchada tu reputacion desde el principio como el lloron! Es cuestion de ego!

Sí, exacto, es cuestión de ego, no te importa un carajo ninguna mujer, solo te importa, como macho man de pro, que tu autoestima quede bien alta. Pero, yo no estaría hablando de esto, ya que ejemplos parecidos hay para llenar 100 blogs, si no fuera por este fragmento que ha conseguido un puesto de honor en este mi hogar cibernético.

¿Por qué los “cabrones” logran conseguir a la mujer que uno quiere y la consigue en estos lugares a estas horas? Ellos trabajan en conjunto con la mujer que es mala por naturaleza. La hembra dominante, la que ya regreso toda la cadena evolutiva y su corazón se secó en el proceso. La misma que genera admiración de las otras mujeres por su manera de manejar a los hombres y controlar sus vidas.

No queda claro si admira o si detesta a la hembra dominante o si hace ambas cosas a partes iguales, pero esa afirmación de ser malas por naturaleza con el corazón seco me da a mí que no es muy positiva... Así que somos unas cabronas... ¿Quién es el que se disfraza de víctima usando trucos de cuarta categoría para poder presumir de semental fingiendo ser lo que no es?

En fin, a lo mejor estoy siendo injusta. Yo le daría un consejo, si fuera caballero de verdad: indaga en el mundo femdom, que lo mismo te llevas una grata sorpresa...


Ah, y ni decir tiene que un sumiso debe ser un caballero, pero de los de verdad, y que algunos que están en las antípodas de serlo van por ahí clamando al cielo porque ninguna Ama los acepta. Mundo cruel.

domingo, 7 de julio de 2013

¿Amas o eres Ama?



Vale, es un juego de palabras, no quiero decir que sean cosas excluyentes entre sí. Lo que ocurre en algunas escenas de esta película (bastante mediocre por cierto en mi opinión) me recuerda a esos dilemas entre parejas formadas por sumiso y novia vainilla tentada a explorar su “lado oscuro”. Creo que de donde no hay no se puede sacar, pero al mismo tiempo opino que muchas chicas en esa situación puede que no estén tan alejadas de lo que es una mujer dominante, porque si para empezar se han enamorado de un sumiso, aunque ellos de entrada no lo digan abiertamente, será porque no buscan precisamente un Amo. Pero claro, lo que ocurre, al menos echando un simple vistazo a las fantasías plasmadas en los blogs de ciertos sumisos, es que ellas, que de tontas no tienen ni un pelo, no están dispuestas a hacer lo que muestran algunas fotos ni ciertas cosas que les cuentan sus novios como parte de todo catálogo femdomero obligatorio que se precie, y sin saberlo, resulta que ya están ocupando su lugar, o sea, el de decidir que allí solo se hace lo que diga ella y punto.


Si todas esas mujeres no estuvieran tan condicionadas por lo que la sociedad nos dicta como lo normal, más de una se apuntaría de buen grado a dominar al novio. Para mí y para las que disfrutamos con eso, no existe nada más apetecible, pero si la Dominación Femenina la plantease el sumiso de manera más orientada al placer de ella que al de él, todo sería más fácil y natural. Es lo que ya dije en ¿Por qué hay tan pocas Amas?


Y volviendo a la película, esta chica parece tener un dilema. Dice que tener pareja saca la bruja que lleva dentro, como si eso fuera malo, ejem. Hay “intercambio de roles” del que me interesa a mí, y bueno, son escenas que no necesitan explicación, si no sabes por qué las escojo, mira el resto del blog ;)








jueves, 4 de julio de 2013

El sumiso narcisista




Ya mencioné aquí a una mujer dominante, y lo mucho que compartía sus opiniones. Tiene un post que me recuerda al que le dediqué al sumiso arrogante, y es algo que repito bastante a lo largo del blog. Algunos supuestos sumisos solo son hombres en busca de morbo novedoso, con una lista de prácticas que quieren que les realice una mujer, convirtiendo a esa Ama en un simple objeto al que utilizar en beneficio propio.


Dice ella que el blog surgió tras romper con un capullo egoísta que se vendía como sumiso, y qué casualidad, lo mismo me pasó a mí. Yo no puedo hablar de ruptura porque aquel no pasó de la fase de prueba, pero me ocurrió eso, que dije “hasta aquí”, y sentí que necesitaba poner por escrito todo lo que opinaba del tema, ampliando el ámbito de búsqueda de sumiso ya de paso.


En el post se nos dan varios puntos para reconocer a un narcisista, y está sacado de un artículo de otra bloguera (vainilla). Algunos son muy evidentes, lo cual no quiere decir que a veces no los veamos aunque estén delante de nuestras narices, pero quiero destacar un par de ellos, porque son comportamientos que pueden esconder justo lo contrario de lo que pretenden demostrar.


El narcisista se pone siempre a la defensiva.
Puede parecer que se trata de una persona vulnerable y demasiado sensible, y si le recriminas algo nunca pedirá disculpas, sino que se molestará. Esto me recuerda al típico rebote que pillan los sumisos que no reconocen sus errores y que le darán la vuelta a la tortilla acusándote de tener prejuicios o cualquier otra acusación que les venga a la cabeza para culparte de su propia ineptitud.


El narcisista no se preocupa por tus sentimientos.
Por propia definición, narcicismo es estar centrado en uno mismo, así que la clave es detectar esas señales para desenmascararlo cuando dice ser A siendo en el fondo B. En el caso de un sumiso narcicista, si todo va bien, estará encantado. Pero cuando le cuentes algo de lo que te afecta como persona, cuando intentes lograr su apoyo emocional, saldrá corriendo porque no es eso lo que busca, tú eres su Ama de hierro que aguantará todo porque eres muy fuerte, y él viene a ti para que lo acojas y le resuelvas sus insatisfacciones, no para que te apoyes en él, así que ojo con salirte de tu misión, porque eso ya no le mola tanto...


Luego dicen algo que habré repetido como cien veces, que no hay que quedarse con las palabras sino con los hechos. Un día te puede decir maravillas al oído para luego desaparecer por arte de magia, intentando poner tierra de por medio antes de que lo vuestro se haga demasiado absorbente y no pueda mantenerlo bajo SU control, al ritmo que más le conviene.


Si un sumiso se muestra irascible, o directamente violento, si lo mismo se hace la víctima que el ofendido, si nunca reconoce sus errores (porque eso no es “de hombres”...), en definitiva, si lo que trata es de manipularte para salirse con la suya, más claro el agua. Aléjate y olvídalo. Puede ser la enésima decepción, pero la buena noticia es que te habrás quitado un grandísimo peso de encima.

martes, 2 de julio de 2013

Iniciarse como sumiso



Hace tiempo que no me pongo en plan asesora, pero alguien me ha pedido consejo y voy a intentar dar mi punto de vista. El mensaje dice así:

He visto su blog buscando información sobre la Dominación Femenina y me ha fascinado su blog, y todo lo relacionado con la DF. Decir primero que soy totalmente novato tanto en el BDSM como en la DF, ayer mismo descubrí este mundo y ahora no me lo quito de la cabeza. Siento que sin experimentarlo, me ha causado un efecto demoledor en mi mente.
Si le estoy escribiendo esto, es por que me considero un sumiso, lo que no se si de la clase adecuada o de los que ha descrito Usted en su blog. Me gustaría iniciarme, pero no tengo claro que debería hacer primero, ¿una sesión con una profesional para saber lo que se siente? Una parte de mí se metería de lleno en este mundo, pero otra piensa; ¿ Y sí realmente luego no me gusta? Quizás Usted pueda darme algún consejo.

Lo que dice al final me recuerda a lo que comenté en El sumiso de experimento. Eso de que alguien tenga que probar algo para saber si le gusta, tiene sentido hasta cierto punto, pero en el fondo creo que tod@s sabemos lo que nos gusta sin necesidad de probarlo.


Voy a suponer que se trata de alguien que ha “visto la luz” y ha puesto nombre a algo que siempre ha tenido dentro, porque si eso de descubrir el día anterior este mundo significa que es un sumiso por morbo, poco consejo le puedo dar, aparte de que disfrute de su “vicio” en solitario.


Creo que el enfoque me choca un poco. Lo de hablar de Dominación Femenina en general es como si alguien buscase sexo, amor o amistad en abstracto, en vez de buscar antes que nada a la persona con la que va a tener la relación. Es decir, ¿qué se supone que es la Dominación Femenina sino una relación entre Ama y sumiso? ¿Cómo se puede “probar” eso de manera totalmente impersonal? No me extraña que la primera opción lógica sea acudir a una profesional, mirado desde ese punto de vista.


Ahora bien, este nuevo-sumiso debería plantearse qué significa para él eso de la sumisión, porque cuando siga investigando se va a topar con diversos enfoques del tema. Leerá testimonios de sumisos que juegan a serlo dentro de sesiones bdsm, de otros que lo viven como un rasgo de su personalidad en una relación a tiempo completo con una Ama, verá escenas de porno extremo que tal vez le perturben el ánimo hasta el punto de decir “esto no es lo mío”, verá que existen prácticas que le excitan y otras que le producen rechazo, y al final lo que debe hacer es mirar en su interior y saber qué clase de sumiso es (sip, no son todos iguales) y qué clase de relación anda buscando, porque esto al final es algo que ocurre entre personas, y tendrá que encontrar a su mujer complementaria. Si comete el error de ver antes al Ama que a la persona, solo la estará utilizando para cumplir sus fantasías y en el fondo sentirá que eso no le llena si es un sumiso de verdad y no uno de pasar el rato.


No deja de ser llamativo, por mucho que yo sepa que esto es así, la sacudida tremenda que siente un hombre cuando descubre que existe todo un mundo alternativo a lo convencional, y lo que es más, cuando siente que eso es lo que le atrae más que ninguna otra cosa.


Si no existiera tanto secretismo, desinformación y temor acerca de todo esto de la D/s, el único consejo que le daría yo sería: sal ahí afuera y, cuando conozcas a una chica que te interese en el plano erótico-sentimental, deja claro desde el primer momento que te mueves en el terreno de la sumisión, ya sea solo sexual o completa. Y ojalá que, haga lo que haga, no se comporte como un falso sumiso que se anuncia como A cuando es B o C o H.



PD.- Espero haberte ayudado algo y deseo que tengas suerte.