~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


martes, 4 de diciembre de 2012

¿Qué me atrae en un sumiso?




Aunque ya expliqué aquí lo que busco en un sumiso, voy a especificar un poco más. Lo que voy a comentar no es una guía de lo que debe hacer un sumiso que pretenda estar a mis pies. Bueno, de hecho es lo que espero ver en mi sumiso complementario, pero que nadie saque la libreta para tomar nota porque esto es algo que debe salirle a cada uno de manera natural, esto no se ensaya, no se puede sacar algo de donde no lo hay, y la teoría aquí sirve de un 1%.

Como dice cierto anuncio, elegance is an attitude, la elegancia es una actitud, y la sumisión es pura actitud también (aCtitud, no aPtitud, aunque se parezcan). Por mucho que se eche encima una persona el ropaje más caro no se convertirá en elegante si no sabe lucirlo, con naturalidad, que es la auténtica elegancia. Igualmente, por mucho que el sumiso se ponga todo el disfraz de sumiso perfecto, con su repertorio de “Sí, mi Ama”, “A Sus Pies” y sus cuatro rodillazos en tierra, todo eso no es NADA si no viene reforzado con una actitud natural. Repito: actitud natural. Lo de natural va en una doble vertiente, significa que le sale de dentro y que lo hace con fluidez, no como un muñeco envarado.

Esto de la actitud natural es, por hacer una comparación, como lo de ser tímido. Un hombre tímido tiene una serie de reacciones, y el que no lo sea no puede reaccionar igual. Y el sumiso verdadero reaccionará de X manera ante su Ama o ante su posible Ama, y eso ni se puede disimular ni se puede fingir. Por cierto, que los hombres tímidos, -me refiero más que, a por sistema en todo, a tímidos conmigo-, me parecen bastante encantadores.


No hay una guía que un sumiso pueda seguir para conseguir despertar mi interés, pues aunque supiera qué es lo que me llena, él no podría ser lo que no es. Nadie puede fingir eternamente, y a la mayoría se les pilla muy pronto en falsedades y contradicciones. Lo dicho, no hay guía ni fórmula mágica, ni siquiera siguiendo un manual del perfecto sumiso de los que circulan por ahí. Esos manuales, aparte de ser tan estereotipados que dan risa, olvidan el factor persona en todo esto. Es decir, si no hay entendimiento como personas ni como hombre y mujer, lo otro es imposible que funcione. La clave para mí, al principio, es cómo se expresa, no me van los listillos ni los autómatas ni los que aburren a las ovejas, pero esto tiene que ver con su forma de ser más allá de su sumisión.


El hombre que busco me llenará por su sumisión, lo cual no quiere decir que me llene SOLO por eso, yo no separo al sumiso de la persona ni del hombre, me tiene que hacer tilín, y mucho. Y quiero que me vea a MÍ, que no se quede con la etiqueta de Ama. Si un sumiso no pilla mis ironías y pone cara de póker, yo no soy lo que busca, a pesar de que me diga lo contrario. No voy a dejar de ser quien soy, ni soy un Ama de manual.


Para saber si un sumiso encaja conmigo, o encajamos mutuamente, hay una serie de factores que tengo bastante claros, y hay esa otra parte que no se puede explicar, ese “algo” que simplemente me hace sentir que aquello va como tiene que ir. Esta última parte es imposible de explicar, así que voy a concretar la primera.

Lo primordial es que el sumiso tenga la actitud correcta. Lo llevo diciendo desde que empecé el blog, y puede que aún no esté claro qué significa. Para empezar, no es algo de quita y pon, ni algo que el sumiso saca de la chistera en momentos puntuales. Es algo que está siempre presente de manera constante, es su comportamiento, son sus gestos, es la forma en la que me mira o la manera en la que desvía la mirada o la baja porque le cuesta mirarme de manera muy directa. Eso es respeto, eso es saber dónde está su sitio con respecto a mí. NO es un teatro barato, ni son una serie de gilipolleces como algunos se imaginan en su cabeza, no se trata de hacerme una reverencia al saludarme y tres al despedirse de mí, o esperarme en medio de la calle de rodillas. Son detalles casi imperceptibles para un observador neutral.


Lo mismo de la mirada sirve para el tono de voz, la forma de hablar, lo que se dice y cómo se dice. Podemos estar hablando de cualquier cosa (sip, conmigo se puede hablar de todo, no vivo en un pedestal de hielo) y reírnos a carcajadas, pero eso no significa que él baje la guardia en ningún momento. No soy su tronca-colega ni una churri a la que se quiere ligar en una discoteca. Nada de miraditas de ligón de piscina, nada de soltar lindezas como “te mando un beso donde prefieras” (diosss, es que algunos no se separan del manual del buitre ligón ni para ir al wc).


Respecto a los actos, ídem de lo mismo. En cada pequeño o gran detalle tiene que quedar muy claro dónde está cada cual. Yo tomo la iniciativa, digo dónde, cuándo y cómo, en la intimidad y en la calle, así que el sumiso tiene que adaptarse a mí, no al revés, ni dar los pasos por mí. Esto, que parece de primero de párvulos de cualquier cursillo de sumisos, es de esas cosas básicas que muchos se saltan a la torera. Y al igual que en otras cuestiones, la mayoría no tiene un término medio. Pasan de buscarte a todas horas a ignorarte por completo. Desaparecido. Engullido por las fauces de la Tierra. Al principio es muy excitante para ellos eso de imaginarse a merced de los caprichos y apetencias de una posible Dueña, pero claro, luego, aquello, pasado a la realidad, no es apto para sumisos de 5 a 7. El control es algo muy jodido, y no me refiero a controlar sus orgasmos, sino a preguntarle si está con sus amigos o con aquella amiga que es solo una amiga lejana a la que nunca ve, excepto, oh casualidad, cuando a ti se te ocurre lanzarle una inoportuna llamadita.


Esto de los actos incluye por supuesto el primerísimo paso de conocerme según el ritmo que yo marco. No sucumbo ante presiones de ninguna clase, ni disfrazadas de un inocente café, ni te voy a llamar aunque me des tu teléfono sin que te lo haya pedido, en resumen, no me interesan los que pretenden hacer las cosas a su manera y llevarme a su terreno. Y aquí tropezamos de nuevo con las mismas técnicas buitracas de siempre. “¿Podemos pasar por mi piso que nos pilla de camino? Tengo una colección de bondage que me gustaría que viera, sin más intención, no pretendo presionarla, pero es que mañana la tiro porque está pillando telarañas y tiene que ser hoy o nunca”. “Perdone que la moleste de nuevo tras X meses, pero he pensado que como Usted parece no haber encontrado sumiso y yo tampoco logro que ninguna Ama me soporte, ups, digo, que como ninguna aprecia lo mucho que valgo, pues yo creo que lo mejor será que charlemos de nuevo y quién sabe.”


Eso de “yo creo que lo mejor es...” es una frase que escucho con sorprendente frecuencia, y me facilita mucho saber la clase de (no)sumiso que tengo delante.


En resumen, lo que me atrae de un sumiso y pulsa la tecla necesaria para que mi dominación se active en su dirección es todo lo que me transmite, lo que me demuestra con sus actos, lo que hay y lo que veo. Lo demás, es decir, las teorías, las palabras huecas, los trucos baratos, las promesas que nunca cumplirán, etc etc etc... no me sirven para nada. 

21 comentarios:

  1. :)

    Se nota que has disfrutado poniendo cada pieza del puzzle que has montado en este post... Ahora falta interpretar el cuadro (ahí igual influye la aptitud...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo disfruto con casi todos los posts del blog :)

      Ahora falta que me entienda quien me tenga que entender ;)

      Eliminar
  2. Saber cual es su lugar en todo momento aunque hablemos de series, como por ejemplo a mi me gusta o de cine xd..o reírnos, porque me río...pero no me gustan los "ok" no soy su colega... Y como bien dices esos detalles que para otras personas pueden pasar desapercibidos pero que a la hora de la verdad...son los que marcan la diferencia...matices...los matices junto con la aptitud xd

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf sí, a mí me pone de los nervios todo eso de: ok, claro, ya..., vale, ¿cómo?

      Saludos y felicidades, que la tarta está de infarto :)

      Eliminar
  3. Pero qué fotografía más preciosa... Uf, me temo que he tardado más que unos segundos en empezar a leer el post. Qué bonita. Y además creo que la ha elegido fantásticamente bien. Lo que expresan las miradas y los gestos lo dice todo. Cuando eso sale natural está todo hecho. Personas adecuadas y punto.
    Aparte de los hechos -que a la larga es lo que habla más a las claras (aunque a corto plazo también se podrían fingir)-, yo haría todavía más hincapié en el cuerpo. El cuerpo tiene su lenguaje y no sabe mentir. Ya ha hablado de la forma de mirar, los gestos... yo iría más allá, me fijaría en la propia postura, en la colocación de la espalda, la cabeza, los brazos... y en otra cosa fundamental (al menos para mí): el tacto. Con un poco de sensibilidad y atención, tocando se puede conocer lo más íntimo de una persona, su personalidad profunda y fundamental, por mucho que lo quiera esconder. Es un tipo de conocimiento que te llega directo sin pasar por el intelecto o la razón; pero mucho más certero. No hace falta ser un sobón; simplemente dando la mano, o tocando un hombro, o incluso en la forma de besar la mejilla... si uno es sensible se conoce de la otra persona lo que nunca se dice al principio. Lo físico es mental y lo mental es físico. Quien está entrenado puede literalmente "palpar" todo el acúmulo emocional de la persona, que constituye su forma de estar en el mundo y de enfrentarse a el; y por supuesto, también puede "palpar" con tiempo la carga emocional que esa persona tiene hacia uno mismo y hacia la relación. Eso es algo que no se puede fingir; no mejor que un gorrino emulando a un halcón.
    En un momento dado basta con posar un dedo, no hace falta más...

    Por lo demás, voy a confesar algo raro; al leer la siguiente parte me ha producido un no sé qué: "En cada pequeño o gran detalle tiene que quedar muy claro dónde está cada cual. Yo tomo la iniciativa, digo dónde, cuándo y cómo, en la intimidad y en la calle, así que el sumiso tiene que adaptarse a mí, no al revés, ni dar los pasos por mí....no me refiero a controlar sus orgasmos, sino a preguntarle si está con sus amigos o con aquella amiga que es solo una amiga lejana a la que nunca ve, excepto, oh casualidad, cuando a ti se te ocurre lanzarle una inoportuna llamadita". No entiendo muy bien lo esa sensación, porque cosas así ya he leído muchas veces en sus post. ¿Ha sido algo en la segunda parte? Creo que no es algo de lo dicho, sino de la actitud que reflejan las palabras... En finsss.

    Lo de los hombres un poco tímidos hacia Usted creo que es también algo revelador del tipo de hombre que busca. La timidez es un mundo y muchos de los que parece que se van a comer el mundo después son tímidos patológicos. Lo de la compensación no se dá sólo entre usuarios de deportivos y arrogantes enfermizos :). De todas maneras, pasando ciertos límites la timidez se convierte en empobrecimiento...

    ¿Y por qué tengo la sensación de que es una romántica camuflada? :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que tú "palpas" a la supuesta Ama y le haces la radiografía XD A ver si me entreno en esas técnicas y con posar un dedo encima del sumiso lo calo aún más deprisa.

      La foto es una preciosidad, emana sensualidad, y hay todo un diálogo sin palabras.

      Lo que comentas del no sé qué, no sé qué será :P

      ¿Romántica? Esa palabra puede tener varios significados. Dejémoslo en sensible.

      Eliminar
    2. Perdone que vuelva a empezar por la foto, pero es que es... ¡toy por ponerla de fondo de escritorio! :)

      Ay, que no voy palpando por ahí Amas!!! Es algo que simplemente me pasa con todo el mundo. Y no suele fallar. No me transmite ninguna información específica, sino cómo es esa persona en el fondo (si es miedosa, orgullosa, traicionera, directa, bondadosa... esas cosas). Es muy fácil: lo primero hay que estar muy presente en lo que se está y libre de perjuicios. Lo siguiente es simple desarrollo de la atención y la sensibilidad... La atención y la sensibilidad se pueden desarrollar no diría yo hasta el infinito, pero sí mucho más allá de lo que se considera normal... Y se puede aplicar a todo tipo de tareas-ocupaciones-experiencias. A todo tipo ;)

      Pues una pequeña punzada; un pequeño sobresalto que atravesó mi cerebro sin el filtro de la razón... En mi cabeza eso es fácil, por lo de hueca y chorlitera :p

      Sé que no es una romántica carente de sentido, ni tampoco una racionalista falta de sensibilidad :p. No sé lo que Jane Austen hubiera dicho de Usted... Me temo que la pobre Jane no la habría aprobado del todo ja, ja, ja; aunque seguro que habría dicho que posee un carácter afable y una fina ironía agudizada por una inteligencia vivaz; lo cual, procedente de la maestra de la ironía fina, no está del todo mal... Pensamientos míos. Por alguna extraña razón me pone mucho Jane Auten; no sólo en su ironía, sino en su contención; especialmente en "Persuasión". Ese coitus-interruptus-mental-constante que se da en toda la novela... mmmmmm. Y no dice "ná de ná", pero uno puede saber cómo se siente en su interior por ese esperar-cuyo-culminar-no-llega. Eso es lo mejor de todo...

      Creo que toy un pelín perjudicado. Es la "jodía" fotografía.
      Me voy.

      Eliminar
    3. No seas tímido, enmarca la foto a tamaño xxl y ponla en el salón.

      La señorita Austen está guardando turno para aparecer por aquí. En Persuasión hay algunas escenas en las que él se comporta con sumisa atención y paciencia, y le habría venido de perlas la canción del I can't fight this feeling any longer cuando le escribe diciendo que ha luchado en vano contra lo que siente, que ella le atraviesa el alma. Qué botito.

      Eliminar
    4. XD se me ocurren cuadros e imágenes bastante menos sugerentes para tener en el salón.
      No me canso de mirar esta fotografía... Permítame decirle que tiene un gusto exquisito.

      ¿La señorita Austen también? Vaya con las chicas victorianas :)
      La verdad es que tienen algo sus libros. La ironía se ve más en "Emma" y en "Orgullo y Prejuicio"; de "Persuasión" me quedó el tema del deseo que crece incontenible en la contención... ¡Me encanta! Es una obra algo distinta a las otras. Yo diría que es más autobiográfica... Después leí también sus cartas...
      Aunque hoy en día una lectura superficial no lo revela, Jane Austen fue una mujer muy adelantada a su tiempo. En aquella época una mujer que tuviera simplemente voz propia la convertía en rara avis; si ya se atrevía a escribir y contarlo todo desde un punto de vista femenino, ni le cuento...

      Sí, es potito. Mucho. A mí me lo parece.

      Eliminar
    5. Es que las grandes pasiones aumentan en la distancia y las pequeñas se apagan, y eso ocurre en Persuasión y en la vida real. Tomar perspectiva sirve para darte cuenta de lo mucho que echas de menos a X o, por el contrario, para darte cuenta de que no te hace ninguna falta.

      Dije en el salón porque en el dormitorio iba a dejar tus horas de sueño reducidas a minutos, aunque claro, tu casa será tan feng-shui que eso rompe la armonía energética lo pongas donde lo pongas XD

      Eliminar
    6. Así es...
      A l@s buscadores de experiencias puede que simplemente la pasión les sirva. A mí la pasión, sin más, no me vale si no enriquece a ambas partes. Por muy deseable que sea, por mucho que pierdas el aliento, tiene que aportar paz y felicidad. Si no es así...
      Pienso que el reto es vivir la pasión con libertad interior. Eso quiere decir libertad de sí mismo, de tus miedos y tus enganches; sólo así uno puede estar al 100% en lo que está, disfrutando y respondiendo a la maravilla del escurridizo momento presente... En ciertos tipos de pasión entregas tu libertad libremente, y conscientemente te conviertes en esclavo de la otra persona. No se me ocurre un tipo de pasión más fuerte por lo que conlleva. Todo lo bueno y lo malo está ahí en grado superlativo. Podríamos hablar de límites, de responsabilidad, de sentido común... (ya sé que Usted lo ha hecho, y muy bien por cierto). Es necesario tomar distancia y ver lo que hay más allá del deseo y el placer. No perder el centro. Libre de sí mismo ver, sentir profundamente, discernir. Cada persona es un tesoro: lo bueno lo hace brillar más; lo malo lo agota...

      Qué tortura más sofisticada Ama S., una foto de tu Dueña en el dormitorio, de esa guisa... ¿Para qué dormir si se puede contemplar tan celestial imagen? ;)

      Que vah, no soy yo de ostentar externamente esas cosas. Esquinas tiene mi casa unas cuantas, como flechillas que apuntan y rompen "la armonía". No me gustan mucho, pero ahí están. Lo más "raro" que tengo en casa es mi biblioteca y algún pequeño toque "ornamental". Lo verdadero se lleva por dentro, no hace falta que te cuelgue a la vista de tod@s; aunque tampoco hace falta esconderlo. Cualquiera interesad@ mínimamente lo podría ver...
      Un cuadro así estaría bonito. La ruptura de la "armonía" no la produce el cuadro, sino mi cabeza... :p

      Eliminar
  4. Muy buen post, como todos los suyos. Me ha gustado mucho la claridad con la que expone sus ideas, y lo ciertas que son. Y destacaría 2 de esas ideas. El que le gustan los tímidos y lo del control.
    Un servidor siempre ha sido muy tímido, y me daba la sensación que esa cualidad era apreciada por las Mujeres buscando en mi un buen amigo, alguien en quien confiar, alguien que podía echarles una mano, pero el que al final se las ligaba no era yo, era el chico más atrevido. Sabiendo que no es fácil generarlizar en estos temas, pero ¿usted cree que las Amas prefieren los tímidos, o que por el contrario prefieren los más lanzados porque con ellos tienen un reto, el "domesticarlos y hacerlos sumisos"?
    Y lo del control es una manera de dominar que me encanta. Nunca he tenido una relación real y no puedo hablar de ello con conocimiento, pero en ciber si he tenido experiencias y como sumiso me gustaba ser controlado por mi Ama o Amo, controlado en cuestiones a veces nuy rutinarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, "las Amas" en general no tengo ni idea de lo que se supone que "deben" preferir, yo sé lo que prefiero yo ;)

      Sobre lo del reto ese que mencionas ya hablaré, pero te adelanto que eso de hacer sumiso a un hombre que no lo es no sé cómo se come.

      Eliminar
  5. A estas alturas quien no sepa que es lo que Usted busca o como debe presentarse un sumiso que intente servirla, creo que no lo verán ni teniéndolo delante.
    Ser uno mismo sabiendo que el no está presente en todo momento, pero que también cabe el sí dentro de la sinceridad. Ser natural, con un trato “normal” en el día a día, pero como bien dice, sabiendo que entre Ama y sumiso Una está en el primero, y el otro en la entreplanta.
    La fotografía me parece una auténtica joya, dice TODO lo que en estas relaciones se puede entregar. Maravillosa la fuerza del conjunto, Ella como la Venus de Tiziano tumbada sobre la Chaise Longe, sin estridencias, con un blanco impoluto, y como en los cuadros religiosos, la luz emana de Ella, de la protagonista de la escena iluminándolo todo, pero lo que más me atrae de la fotografía no es otra cosa que la fuerza de las miradas. Él entrega su sumisión desde abajo, acercándose a ella con la mano derecha pero con respeto recordando de quien se trata, de su Ama, y con la izquierda tocando su pie afianzando su sumisión. Y Ella, Ella domina con la mirada en un entorno lo más “aséptico” de lo que muchos entienden que es la Dominación Femenina (cuero, cadenas, látigos, etc.), demostrando que es diferente, que realmente es algo interior. La mirada clavada en él, seria, sabiéndose superior, dominándole con el rostro serio. Maravillosa imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí ni hay nada más intenso ni más íntimo que ciertas miradas.

      Encontrar fotos como estas me cuestan casi tanto trabajo como dar con un sumiso en condiciones ;)

      Eliminar
    2. Dicen que los ojos son lo menos expresivo del cuerpo humano ya que son dos meras esferas, pero hablamos de miradas, de algo íntimo, y eso es otro mundo, uno lleno de expresiones. Como dijo Bécquer: "Por una mira, un mundo..."
      Es díficil encontrar fotografías como estas orientadas a la Dominación Femenina debido a la trivialidad con el que usan el tema.
      En fin, no hay más ciego que el que no quiere ver.

      Eliminar
    3. También escribió Bécquer:

      "Volverán del amor en tus oídos
      las palabras ardientes a sonar;
      tu corazón de su profundo sueño
      tal vez despertará.

      Pero mudo y absorto y de rodillas
      como se adora a Dios ante su altar,
      como yo te he querido...; desengáñate,
      ¡así... no te querrán!"

      Absorto, de rodillas, adorando... qué buena pinta tiene eso :)

      Eliminar
    4. Sí y, ...mudo..., hasta la orden de poder hablar. Muy buena pinta, mejor que una cuatro estaciones, jajaja.

      Eliminar
  6. Me he dejado caer hace cuatro días como quien dice por aquí. Te he leído aquí y allá y, bueno, pongo aquí este comentario en el post más popular aunque sea de hace dos añitos y pico. Parece que tienes muy definido lo que quieres. Eso está bien, ideas y conceptos claros delimitan, filtran la búsqueda. Yo no soy sumiso, vamos no me tengo por tal y leyéndote un poco creo que acabaría hasta arriba jajajaja. A lo que iba es que yo si he tenido algo parecido a una relación Amo/sumisa.

    Ella jamás había hecho nada en ese sentido pero luego fue sintiéndose cada vez más a gusto, más ella y la verdad, a mi me gusta el sexo, mucho, pero llegó un momento que, con todo lo sumisa que era me acabo controlando a mi, pidiendo, exigiendo. Demonios, un sin vivir. En fin, que leyéndote y comparando, entiendo muy bien eso de que el Am@ marque los tiempos porque si no se llega a un punto que ya no se sabe quien es quien.

    Post Scriptum: Ella sigue queriendo que tengamos ese tipo de relación pero a mi me acaba agobiando un montón que tenga a alguien detrás de mi a cada rato. Yo creo que soy más light. Me gusta el factor de juego, erotismo, placer, deseo de este tipo de relación y ya está. Creo que ella si es sumisa pero yo no soy Amo :) Y en cuanto a lo de adorar, cierto, ella me adora.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser sumis@ significa someterse a los deseos del dominante, así que no debería hacerte sentir agobiado. Tal vez te abruma el tema porque, como dices, no te consideras amo. De todos modos no hay receta única, cada pareja es un mundo, y mientras haya buena comunicación no hay gran problema.

      También creo que hay que tener en cuenta que los hombres por lo general pierden algo de interés si las mujeres estamos demasiado pendientes de ellos, y eso sirve para am@s, sumis@s y vendedor@s de globos.

      Eliminar

Los comentarios anónimos no se publican.