~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


miércoles, 31 de octubre de 2012

Tiempo de brujas




Si algún sumiso ha visto esta película de Tim Burton, posiblemente habrá reparado en la “chica mala” que aparece, o sea, en la bruja. Es curiosa la historia, ella se enamora del personaje de Johnny Depp, y al no ser correspondida, lo convierte en vampiro. Pero él prefiere a la chica modosita y no hay nada más que hablar. Bien, está en su perfecto derecho. Pero hay una frase la mar de curiosa. Cuando él le dice que ella no quería amarle sino poseerle... Vamos a ver, que ya digo que si prefiere a la cara-pánfila, ejem, digo, que si tiene sus gustos pues suyos son, pero que la bruja podría tener a cualquier hombre babeando por ella y sin embargo 200 años después sigue sintiendo lo mismo. ¿No es eso amor? Y otra cosa. ¿Es incompatible posesión y amor? Ojo, no posesividad, ni entrega forzada, sino sentirse “propiedad” de alguien, sin que se trate de una posesión diabólica ni historias raras. Pero bueno, el error de la bruja fue ese, forzar la voluntad del poseído no lleva a ninguna parte. Solo se entrega quien quiere hacerlo. Como decía nuestro yogurín alemán aquí en una escena magistral que casi resume la Dominación Femenina en un minuto: “aquí estoy, usted puede tenerme”.

Ahí van algunas escenas para estas fechas de “jalogüin”. En el primer vídeo, la reencarnación de la modosita da su opinión (bastante femdomera) sobre la igualdad de sexos. Los demás, sobre la bruja, mala, o no tanto.


















lunes, 29 de octubre de 2012

¿Sumiso en TV?




El otro día presencié uno de esos momentos televisivos que dan que pensar, como ya ocurrió con esto. No sabemos si este chico es sumiso, supremacista o qué, pero no tiene inconveniente en declarar públicamente que las mujeres le parecen mejores. Sucedió en el concurso Lo sabe, no lo sabe. El presentador buscaba una concursante femenina a la puerta de una biblioteca pero salió este chico en ese momento, por lo cual se produjo el siguiente diálogo:

Presentador: Perdona, no quiero ofenderte, solo es una pregunta: ¿te sientes mujer?
Chico: Hombre, todos tenemos un lado femenino.

Entonces le explica de qué va la cosa y el chico decide ir a buscar a alguna fémina para que concurse en su lugar, que seguro que será lo mejor.

Presentador: ¿una mujer que no conoces y ya la respetas?
Chico: Siempre va a ser mejor que yo, siempre. Siempre las mujeres por delante, ante todo eso.


viernes, 26 de octubre de 2012

Al borde del precipicio



Leyendo ciertos comentarios recientes (a veces tengo la impresión de que alguno especialmente largo solo lo leemos yo y media docena, ejem) creo que algunos sumisos se sienten como el de la foto, cuando dudan entre lanzarse o quedarse en terreno seguro. ¿Queréis certezas? Pues no las hay, ni en esto ni en nada en la vida, y tal vez ese sea el problema, diferenciar la Dominación Femenina como un mundo paralelo, como si no se rigiese por leyes terrenales o como si no fuésemos simples mortales todAs y todos.


¿Quieres un Ama? El que no arriesga no gana. Decía Teresa de Calcuta, aunque una obviedad así la puede decir cualquiera, que sin asumir riesgos nada cambiará. Tener Ama de 5 a 7 una vez al mes puede ser muy cómodo, pero más que una relación, parece un hobby. Si es lo que quieres, perfecto. Si lo tienes que encajar en tu “otra vida”, no entenderás de que va esto ni todo el blog. El que no tiene nada construido, emocionalmente hablando, no se paraliza por las circunstancias sino por el miedo. Así es muy fácil culpar a la sociedad de lo difícil que es encontrar Ama, en vez de pensar que la responsabilidad empieza por ti mismo. Deja de pensar en abstracto, no existen las Amas como colectivo, existen las personas individuales. Piensa si estás preparado para esa entrega que tanto te llena/excita en tu imaginación. Sabes que te pueden rechazar, ese seguro que es uno de tus mayores temores, pues prepárate para eso, porque solo cuando te sientas con fuerza para aceptar un no podrás buscar el sí.

Recuerdo una antigua entrevista a Penélope Cruz, cuando no era conocida ni en su casa a la hora del almuerzo, en la cual decía que su meta era llegar a Hollywood, concretamente afirmó que LO HARÍA, que lo tenía tan claro que nada se podía interponer en su camino. Yo pensé: menuda niñata ilusa, qué sobrada. Pero ahí está. No entraré a valorar sus dotes artísticas, pero queda claro que llegó a donde quería. Cuando se tiene algo tan claro los obstáculos se diluyen.

Como dijo Antoine de Saint-Exupèry:

El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va.

O también:

La huida no ha llevado a nadie a ningún sitio.

O como dicen los anglosajones, you can run but you can't hide (puedes huir pero no esconderte). Y esconderse de uno mismo es lo más complicado del mundo, porque no hay dónde meterse.

Como bien saben muchos, que lo terminan aceptando más tarde o más temprano, no se puede luchar contra lo que sientes eternamente.

La canción va del paso de la amistad al amor, pero una vez quitada una frase que dice “lo que empezó como amistad ha crecido más fuerte”, me parece que viene que ni pintada la letra, ya sea para un sumiso dedicándosela a su Ama imaginaria o a alguna en concreto.


No puedo luchar más contra este sentimiento
Y sin embargo tengo miedo de dejarlo fluir
Solo deseo tener la fuerza para mostrarlo

Me digo a mí mismo que no puedo alargarlo por siempre
Me digo que no hay razón para mi miedo
Porque me siento tan seguro cuando estamos juntos
Le das dirección a mi vida
Haces que se aclare todo

E incluso cuando voy errante
no te pierdo de vista
Eres la vela en la ventana
en una fría, oscura noche de invierno
Y me estoy acercando más de lo que nunca pensé que lo haría

Y no puedo luchar más contra este sentimiento
Me he olvidado de porqué empecé a combatirlo
Es tiempo de traer esta nave a la orilla
Y tirar los remos lejos, por siempre

Y si tengo que arrastrarme por el suelo
estrellarme contra tu puerta...
Nena, no puedo luchar más contra este sentimiento

Mi vida ha sido un torbellino desde que te vi
He estado dando vueltas en círculos en mi mente
Y siempre parece que te estoy siguiendo a ti, chica
Porque me llevas a lugares que yo solo nunca encontraría





PD.- No sé qué demonios ha pasado con las encuestas, se han borrado los resultados de golpe, así que las reedito para otros 40 días. Gracias a los que habíais votado ya.

lunes, 22 de octubre de 2012

Dominación Femenina y psicología


No me refiero a que hay que tener psicología para llevar una relación de estas, aunque eso sea cierto, sino a cómo se ve el tema por parte de ciertos psicólogos. Yo ya me topé con uno que opinaba que esta parafilia hay que curarla de raíz (por cierto que la situación sumisa-Amo no le parecía tan antinatural...), y ahora en esta revista con fecha del sábado pasado aparece una psicóloga diciendo lo que vais a ver a continuación, en respuesta a la consulta de un hombre que se considera sumiso.








El tono general de la respuesta es “sarna con gusto no pica” y “siempre hay un roto para un descosido”, pero voy a destacar algunos aspectos, tanto de la consulta como de la respuesta. Nuestro sumiso ha tenido la loable valentía de exponer sus palabras en una revista generalista, aunque él mismo lo enfoca como una carencia, se ve como un niño perdido buscando a su mamá, algo a lo que se agarra la experta en psicología (ejem) para dejar caer que es una relación desequilibrada. Que algunos sumisos buscan una Ama-madre no tiene ninguna duda, yo también lo creo, como dije aquí. Pero que no TODO es eso, por favorrrr.


Alguien me vino con ese planteamiento. Me dijo que estaba super perdido en la vida, que no sabía por dónde tirar, y buscaba alguien que lo guiase. A mí no me sirve esa clase de “sumiso”. ¡¿Cómo se puede entregar a mí alguien que no sabe ni lo que tiene para darme?! Pero sigamos con el diagnóstico de la señora psicóloga:


Ahora resulta que, no solamente se da por sentado, desde fuera e incluso desde dentro del mundo de la Dominación Femenina  que los sumisos son menos hombres, sino que llega nuestra amiga experta e insinúa que nosotras somos menos mujeres por querer dominar, si no he entendido mal eso de no disfrutar de nuestras faldas... Uhm, ¿qué demonios se supone que significa eso? ¿Cuál es nuestro papel como mujeres portadoras de faldas?... Mejor no digo nada, que me altero, pero seguro que algo de una familia como dios manda, una buena chica y tal y etc estaba rondando por su cabeza de terapeuta.


Por otra parte, reconoce que le parece positivo que un sumiso reivindique su derecho a tener una opción concreta, pero lo que dice después nos deja como carne de psiquiátrico tanto a unos como a otras. “Lo ideal”, dice, como si no fuera su opinión personal, es que nadie mande. Es cierto que la igualdad es una bonita idea, pero no es ni mejor ni peor, no tiene por qué estar por encima de otros planteamientos de pareja, y como ella misma dice, la alternancia de poder es lo que ocurre en el fondo en esos 50-50, o incluso que un@ se somete al otr@, o con una palabra más suave, se amolda, o cede, y creo que todos conocemos casos de que esto es así, de manera más o menos evidente de puertas hacia afuera y quien sabe lo que ocurre en la intimidad de tantas relaciones supuestamente igualitarias.


Hay una perla que me parece especialmente ofensiva. “El amor nada tiene que ver con la Dominación Femenina  sino con la valentía de las mujeres al expresar lo que sienten”. ¡¿Ein?! ¿Le parece poca valentía a esta señora ir contra corriente al poner sobre la mesa nuestros deseos y no hacerlo incompatible con amar a ese sumiso que se nos entrega? ¿Lo habrá probado? ¿Sabe de lo que habla? ¿Tiene la más remota idea de lo que yo siento o de lo que siente un sumiso de verdad?






Pero la cosa no queda ahí, habla del sometimiento, y dice que está motivado por el miedo al abandono. Mire usted, señora psicóloga, yo no sé de dónde le viene el deseo de sumisión a cada sumiso, pero si decide entregarse en cuerpo y alma a una mujer explíqueme usted dónde cabe ese temor a ser abandonado, porque ellos se entregan sin la garantía de ser aceptados hasta el final de los tiempos. A mí en concreto un (verdadero) sumiso me parece un hombre especialmente fuerte de pensamiento y claro de ideas, y no un niñito perdido pusilánime y pasivo, que decide liberarse de sus obligaciones entregándoselas a su Ama (que también los hay así, evidentemente). Vuelve a hacer la comparación con el mundo madre-bebé y dice que es más frecuente que la mujer mantenga esa dependencia (claro, si es que lo de sumisa no desentona tanto dentro de lo convencional...).




En fin, yo entiendo que como psicóloga tiene que buscar la manera de ponerle etiqueta de síndrome a todo lo que no encaje con lo establecido como normal, pero quedémonos con lo positivo: tal vez alguna lectora o lector empiece a indagar en eso de la Dominación Femenina y llegue al meollo del asunto y entienda por qué ninguna de sus relaciones “normales” ha conseguido llenarle hasta ahora. 

jueves, 18 de octubre de 2012

Carta a mi sumiso ideal




Hola, sumiso Mío. Anoche soñé contigo. Esta frase la he oído cientos veces de sumisos que habían cruzado conmigo dos frases por chat, pero yo lo digo en serio. Te vi. Sé cómo eres, y sobre todo, cómo no eres. Sé cómo te comportas, y desde luego lo que no harías jamás. Estás tardando en llegar, sí, pero las cosas buenas toman su tiempo. Me ha parecido verte, a ratos, en otros. Algunos en verdad lo intentaron, otros eran simplemente farsantes. El tiempo lo pone todo en su sitio. Qué fácil es hablar, como si las palabras no se las llevara el viento. ¿Cuántos prometen servirte en t-o-d-o y se les olvida cuando les pasa el calentón o ven que no son palabras mágicas para conseguir lo que pretenden de mí? ¿Cuántos manejan la teoría y lo estropean todo con un simple gesto o detalle que les delata? No hace falta que te diga lo que tú ya sabes, que esto se trata de hacerme la vida más feliz, no de aguantar tus excusas, tus mil justificaciones, tus conceptos equivocados. No hará falta tampoco que te aclare que yo seré el centro, tu centro, y que ninguna nube de duda se interpondrá en tu camino. Seré la más Diosa y a la vez la más humana de las mujeres junto a ti. Me verás a MÍ, no a la imagen de tu fantasía.

Eres fuerte (por dentro), eres valiente, eres lúcido, inteligente, honesto, una compañía agradable, me gustas. Y te admiro. Sí, te admiro porque sabes lo mucho que vales y por eso me lo entregas.

Así que, hasta que nos encontremos, he decidido que no te voy a seguir buscando. No. Porque me vas a encontrar tú a mí. No tendrás que hacer nada más que ser tú mismo, y pulsarás la tecla que mi Dominación necesita, de manera natural, sin esfuerzo por parte de ninguno de los dos. Y ese será el final de mi búsqueda y el comienzo de algo que solo tú sabrás.

Hasta entonces, una caricia y un azote.

Anoche mientras estabas en mis brazos y yo me preguntaba dónde estabas,
parecías un bebé profundamente dormido en este mundo peligroso,
cada estrella brillaba reluciente, al igual que hace un millón de años,
y nos sentíamos muy pequeños debajo del universo.

Y sabes que voy a ser la que estará allí cuando necesites a alguien de quien depender,
cuando llegue mañana...
no puedo esperar a que llegue mañana...
quiero estar contigo cuando llegue mañana.



domingo, 14 de octubre de 2012

Castígueme


El título de esta película es ese, castígueme, y el chico hace lo posible y lo imposible para conseguirlo y para llevársela a ella al lado oscuro... No voy a comentar nada más porque las imágenes hablan por sí solas, solo añadir que vale, que ya sé que dije que yogurines no, gracias, pero me parece a mí que este iba a ser la excepción que confirmase la regla. Ay qué calores, mamma mía.





 

























viernes, 12 de octubre de 2012

¿Sumiso novato o experto?


Esta pregunta se quedó en el aire cuando hablé de la madurez del sumiso. ¿Qué prefiero yo? Digamos que, como en todo, en el término medio está la virtud. El sumiso novato no tiene “vicios adquiridos”, es más moldeable de entrada, pero necesita unas dosis de paciencia infinitas. Si además tiene cierta edad habrá que luchar contra su propia personalidad, algo que es casi imposible. Y si es muy joven tendrá los defectos propios de sus años, que en muchos casos consiste en quererlo todo, sin esfuerzo, y ya, sin valorar lo que se le da. O tendrá miedo por la falta de experiencia, o dudas mil, o lo probará como moda pasajera o como fase hacia saber lo que realmente quiere en su vida.


¿Estás empezando a caminar en la Dominación Femenina y quieres una primera lección/información? Ok, aquí la tienes: El sumiso se ofrece para servir, no busca ser servido. Es la primera y la última lección que necesitas de hecho, la base es esa. Claro, que si sigues indagando por ahí verás que por un "módico" precio podrás tener tus fantasías colmadas, o no, pero esa es otra historia...


En el extremo opuesto tenemos a los que presumen de experiencia, contando su curriculum como si de pillar un puesto de trabajo se tratase. Podrán tener práctica, que no es lo mismo que experiencia..., porque la lección principal por lo visto no la aprendieron jamás: no trates a todas las Amas como si fueran clones, con cada una tendrás que empezar casi desde cero. Tengo copiados algunos trozos de cuando chateaba en salas mazmorriles en tiempos cada vez más remotos ya (qué feliz soy desde que no entro en esos sitios), porque algunas charlas sin desperdicio no deberían quedar en incógnito para el resto de la humanidad. Aquí tenemos lo que me escribió uno cuando le dije que se presentara, por cierto que esto me sirvió de “inspiración” para la carta de reyes magos de mi amigo inventado, sumisito perfecto.


» soy xico sumiso de ojos marrones, moreno, 178 cm, 78 kg
» fiel, docil, domable
» experiencia real
» trato de perro, usado como pony
» feminizacion, criada domestica
» servi cenas, fiestas a mi ex Ama y sus amigas
» lamer axilas, botas, tacones, pies
» spitting, strappon, body paint, facesitting,
» tragar ceniza, insultos, tortazos, cera, fusta, azotes, lluvia dorada

Vamos, no se dejó ni una sola práctica en el tintero. Una persona que lo ha probado todo y está ya de vuelta no me interesa. Además, estará experimentado en técnicas bedesemeras, pero no en las cualidades que busco yo de obediencia, entrega y humildad.

En el mismo grupo de los super-experimentados tenemos a aquellos que te comparan con su anterior/es Ama/s y encima en voz alta. “Pues mi Ama, ups, disculpe Señora, mi EX-Ama hacía tal o cual cosa...” O en un lapsus permanente te cuenta lo genial que le parece, así, hablando en presente... lo genial que le sigue pareciendo, a pesar de que lo sustituyó por otro sin previo aviso cuando él pensaba que todo iba de color de rosa (me refiero a un caso concreto y real pre-blog). Claro que con el autoengaño que abunda entre sumisos y no-sumisos no es de extrañar que no lo viera venir aunque estuviera ella grabando el nombre del otro en un collar delante de sus narices, pero bueno, que probablemente fue más o menos como lo cuenta, y su Ama maravillosa lo dejó con un palmo de narices, a eso se le llama Comunicación, así con mayúsculas, señores. Ese sumiso no está emparejado, pero su cerebro sí lo sigue estando, así que mejor dejarlo que le dé el aire y se le oxigenen las neuronas antes de empezar a intentar algo con la próxima. Aunque posiblemente seguirá eternamente en busca del arca perdida, ups, digo, del Ama perdida. Sobre esto del Ama que te deja marcado, ya sea por ser la primera o por ser realmente especial, ya hablaré en otro momento.

Aparte de hacer comparaciones entre Amas, el sumiso ultra-experimentado (que no experto, es decir, el que no aprendió nada de nada en esa/s relación/es) está constantemente poniendo a prueba al Ama para ver si cumple el decálogo de lo que él entiende por dominación. Claro que en esto también cae el inexperto que ha visto dos pelis porno del tema y poco más.




Tanto si empiezas como si llevas la medalla de oro del sumiso perfecto, “solo” necesitas dos cosas: humildad y sinceridad. Es difícil encontrarlas por separado, pero ya juntas resulta casi un milagro.

En resumen:

La inexperiencia no tiene por qué ser un problema, lo único importante es la actitud.

La experiencia no tiene por qué sobrar, siempre que no pese como una losa.

Lo ideal, para mí, es alguien que tenga un mínimo de experiencia, al menos para saber lo que NO quiere, pero tampoco que esté muy “manoseado”. El inexperto total puede usarte (sip, él a ti) para obtener práctica y luego dejarte con un palmo de narices porque no se acaba de ubicar o porque se arrepiente o por el motivo X, y se lo encuentra otra ya preparadito gracias a ti y a tu santa paciencia, y no hay derecho, señores sumisos, no me sirven las infinitas gracias, no soy una ONG, pero bueno, en esta vida todo es un ciclo y para la próxima seguro que te deja tu nueva Ama, ella a ti, equilibrio cósmico se llama eso...

Por cierto, Gala comenta este tema también, y ya que me cita, le devuelvo el favor-link:

domingo, 7 de octubre de 2012

Dominación y sumisión, ¿por dónde empezar?




Me refiero a la “construcción” de una relación Dominación Femenina,  sobre todo al comienzo. ¿Por donde empieza esto? Algunos creen que empieza por la parte del sumiso, cuando lanza aquello de “Quiero que sea mi Ama”, porque se supone que somos como un 24 horas, siempre dispuestas a dejarnos besar los pies por cualquiera. ¿Qué hace que me surja el deseo de dominar a un hombre? Esto es como intentar marcar un punto de partida en el símbolo del infinito que tenéis ahí. Es algo que ocurre de manera simultánea por ambas partes. Un sumiso nota cómo su sumisión se despierta o se acentúa ante una mujer dominante y ella siente que su poder y su dominio crecen cuando él se muestra ante ella con esos gestos y detalles que demuestran su naturaleza sumisa.

Si hubiera que marcar algún comienzo, diría que esto empieza cuando yo me muestro como soy (como persona) y dejo claro el tipo de relación que busco (o sea, la de Ama/sumiso). A partir de ahí, el supuesto sumiso ya muestra interés de entrada al encontrar una mujer que se complementa con él. Después, o mejor dicho, al mismo tiempo, habrá que ver si existe compatibilidad entre nosotros como personas, pero lo que quiero decir es que a mí no me funciona eso de “vamos a conocernos sin un gramo de Dominación Femenina por medio y ya veremos lo que surge”. ¿De dónde se supone que va a surgir? ¿Va a caer del cielo? ¿Un día se despierta el sumiso y dice “siento unas ganas irrefrenables de someterme a esta mujer a la que llevo X tiempo conociendo”?

Eso es más parecido a lo que ocurre con las sesiones bdsm. Aunque exagerando mucho, es como un 3, 2, 1, ¡ya!, empecemos a ser Ama y sumiso. O como esos amantes que no se dedican ni una mirada en el bar por el que pasan antes de ir a la habitación y luego empieza todo de manera mecánica, cuando tanto en un caso como en otro, para no ser autómatas, esto empieza mucho antes, en un sms, una frase, una mirada, pero, eso sí, que sea en plan sincero, que no sea como la estrategia vainilla de “si hago A obtengo B”, que también se da entre los sumisos que siguen con el chip convencional puesto.

Recuerdo a uno de esos vainilla con los que no pasé del “cortejo”, que me regaló desde el primer día cosas, un CD, un ramo de flores, un peluche (dios, no sabía ni mis gustos), en un proceso muy poco sutil para llegar a donde se supone que yo tenía que llegar por narices en un proceso lógico (dormitorio, primera puerta a la derecha...), como si a mí me hicieran falta esas chorradas llegado el momento o como si yo me sintiera presionada por hacer nada. Es uno de esos casos en los que, cuanto más conoces a alguien, menos te gusta. Me indignó tanto que diera por sentado que yo iba a hacer “lo normal”, que le regalé un tease and denial que por supuesto le sentó como una patada en el estómago, pero que para mí fue la única satisfacción de aquella no-relación.

Y eso les pasa a muchos sumisos también. Eso de querer marcar ellos los pasos, de creer que si dicen “a sus pies” cada x minutos ya te tienen en el bote, como si las palabras no se las llevase el viento, sin tener un solo acto o gesto real que demuestre una intención sincera. Actitud y hechos, en definitiva, por si no lo he repetido lo suficiente.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Los hay torpes...


Un poco de humor tras el intenso debate supremacista. El individuo desde luego sería una muestra de la supuesta inferioridad masculina, sobre todo cuando tiene que acudir la mujer al rescate, pero bueno, dejémoslo en que algunos son re-torpes, y que como sumiso doméstico este iba a servir para poco.