~ La sumisión NO es ser utilizado, la sumisión es ser útil.

~ La sumisión NO es pensar de ti mismo que eres menos, la sumisión es pensar menos en ti mismo.

~ La sumisión NO es lo que te hacen a ti, la sumisión es lo que tú puedes hacer por ella.


martes, 1 de agosto de 2017

Vacaciones femdom


Bueno, pues tras otra temporada más difundiendo el femdom positivo por todo el planeta y combatiendo trolls de la sub-especie falso sumiso, ya me toca tomarme las habituales vacaciones del blog. Y como esta vez estoy bien acompañada, seguro que cae algo parecido a lo de la foto que he tomado prestada del blog de Qarpatian.


Pero ya sabéis que no os quedáis desabastecidos de lectura, que por falta de texto no será jaja. Aparte del blog tenéis el tumblr, que de ese no suelo descansar porque no me puedo resistir a recoger todo lo que mi antena femdom va pillando por ahí. Y también está mi canal youtube, mi pinterest y, como no, mis libros femdom. Es una buena época para leer, los que tengáis vacaciones, como he comprobado en el informe de estadísticas de amazon. Y si leer te da pereza, ahora puedes conseguir mi libro de relatos en formato audio: https://payhip.com/b/VqHb


Hablando de libros, esta vez os voy a dejar una pequeña tarea. Como no paro quieta, ya estoy pensando en mi próximo libro de relatos y tengo algunas ideas. Pero acepto sugerencias de posibles temas o situaciones. Después decido yo, claro, jiji, pero a lo mejor me llega una buena idea de algún lector. Si no está en mi línea por supuesto que no la tendré en cuenta. Bueno, ahí queda el llamamiento.


Y ahora viene el momento en que pico billete. Así que nos vemos a la vuelta, que ya tengo cosas preparadas ;)



Buen verano.

jueves, 27 de julio de 2017

Sur-norte femdom. Parte 2

Hace dos años que traje esta serie por aquí.
Ya va por la tercera temporada y, tal como prometía, vuelven a repetirse las situaciones sospechosamente femdom mezcladas con un toque de humor. Es un poco trabajoso montar vídeos como este (aclaro que casi todos los vídeos de este blog los monté yo misma), combinando tantos momentos sueltos de muchos episodios diferentes, pero el resultado vale la pena, y la alegría de compartirlos aquí bien vale el esfuerzo.


Es la clase de femdom cotidiano que me interesa, no el que se esconde en una mazmorra con mujeres disfrazadas de muñecas hinchables de latex. Pero si conocéis mi blog sobra que aclare esto. Aquí va el vídeo.

video

sábado, 22 de julio de 2017

Femdom internacional


Alguna vez he recomendado blogs en inglés, tanto de sumisos como de Amas, y de parejas Ama-sumiso, porque hay más que en español, y los que hay en el mundo hispano parlante aparte del mío suelen ser de financieras y similares. El caso es que la mayoría de esos blogs ya no se actualizan y algunos desaparecieron. Pero hay una bloguera que sigue en la brecha con bastante constancia, a pesar de que no aparece su sumiso complementario. Y es que lo tiene un poco complicado al vivir apartada en una zona costera del continente australiano. A ella le gusta bastante la vertiente sádica del femdom, y esa es nuestra principal diferencia, aunque hay algunas más. Pero por lo general me siento identificada con su línea de pensamiento y me gusta la claridad y sentido del humor que desprende su blog, además de su capacidad de introspección con cada cosa que le ocurre.


En una ocasión, como si tuviéramos telepatía, hablamos casi de lo mismo justo el mismo día:
Nos referíamos a que un sumiso ante todo es persona y que si no demuestra suficiente interés por una mujer, en este caso dominante, entonces la solución de perogrullo es no seguir dándole oportunidades hasta que demuestre sus palabras con hechos.


Ya podéis adivinar que no me pierdo un solo post que publica, y así es como me enteré de que buscaba testimonios de parejas felices en esto del femdom, con la idea de darlas a conocer y recopilarlas para un libro. Me parece una iniciativa fantástica, porque ya bastantes historias negativas y tóxicas circulan por la red. De manera que le escribí y le conté mi propia historia, nuestra historia, la mía con iskandar.

Ahora ella le ha dado difusión en su blog y aquí dejo el enlace. En su post dice que se identifica con lo que comento acerca de que soy la parte racional en la relación y el sumiso pone la parte del corazón. Voy a dejar aquí traducido el mensaje que le envié en inglés, para los que no sepáis el idioma, y para que quede también en mi blog el testimonio. Por cierto, como anécdota, os comento que a raíz de ese post he recibido mensajes de sumisos extranjeros dándome la enhorabuena por mi relación y por el blog. Así que ya estoy un paso más cerca de la internacionalización :P Ojalá tuviera tiempo para hacer la versión del blog entero en inglés, pero lo que sí tengo casi listo es la traducción de mi primer libro de Relatos Femdom, que hasta el momento es lo que más acogida tiene entre todos mis libros. Iskandar está siendo muy útil a la hora de revisar mi traducción porque tiene un nivelón de inglés, entre otras cualidades ^^

Bueno, vamos con la traducción de mi mensaje-testimonio:


Empecé a leerte hace algunos años. Me gusta tu punto de vista y creo que tenemos un concepto parecido de femdom postivo. Hace poco encontré a mi sumiso y quería compartir la buena noticia contigo. Fue un duro viaje hasta encontrarlo. También tengo un blog y después de cinco años de decepciones puedo decir que él es el adecuado para mí.

Él vive en mi ciudad y llegó a mi blog buscando Ama. Me mandó un mensaje correcto, aunque no muy diferente de otros, la verdad. Me alegro de no haberlo rechazado por falta de habilidades con la escritura. Empezamos a intercambiar mensajes y concordamos en que necesitábamos conexión aparte de química femdom para que un relación de estas funcione. Tengo más experiencia que él y creo que así se da la pareja perfecta. Él tiene toda la ilusión y energía para hacer las cosas bien y yo estoy preparada para que las cosas lleven su ritmo justo. Yo pongo el cerebro y él pone el corazón, aunque yo también soy muy apasionada y él muy racional. Pero como pareja femdom, así es como funcionamos.

Nos conocimos en persona algunas semanas después de su primer mensaje y desde entonces todo ha ocurrido de manera bastante rodada. Fuimos dando un paso tras otro y nuestra historia es sencilla e increíble al mismo tiempo. Quiero decir que cuando él llegó a mi vida yo estaba a punto de dejar de buscar a mi unicornio. Pero entonces, fue tan fácil como que dos personas compatibles quieran compartir su vida. Y eso es lo que hemos estado haciendo desde entonces.

Lo que más me gusta de él es su actitud. No es perfecto pero siempre intenta hacer las cosas lo mejor que puede y mejorar constantemente. Es muy talentoso y me siento feliz de que quiera rendirse ante mí. Yo quiero que llegue a ser su mejor versión por mí. Y al mismo tiempo él quiere rendirse ante mí porque me admira. Nuestra relación se basa en el respeto, el afecto, la pasión, el humor y la admiración mutua.

Soy la estrella que lo guía y él es mi posesión más preciada. 

viernes, 14 de julio de 2017

Mi Tratado sobre Dominación Femenina

Voy a introducir este libro explicando por qué lo he escrito. Mi labor durante los años que llevo en la blogosfera, tanto con mi blog como con tumblr, twitter, youtube, pinterest, etc, ha consistido en naturalizar este tipo de relaciones. Hay sumisos que necesitan justo lo contrario, es decir, encerrarse en el fondo de una mazmorra y pasar un rato con una mujer irreal que solo existe durante el tiempo que realiza un papel. Estoy convencida de que pocas mujeres se sienten plenas así -si son dominantes por naturaleza, claro-, y a poco que se indague, esa clase de Amas son todas actrices, o profesionales o financieras.

Si algún curioso intenta acercarse al mundo de la Dominación Femenina, lo primero que va a encontrar es justo eso, mazmorras y Amas de pose. Y por eso creo que es importante que se difunda el tema desde el punto de vista de alguien como yo, una mujer que se siente dominante por naturaleza, que solo se siente realizada en el terreno erótico-sentimental si existe el componente D/s junto a un hombre que se complemente conmigo a nivel persona y, por supuesto, que sea sumiso.

A lo largo de este libro, al igual que en el blog, trato de desmontar tópicos y de desmarcarme de la línea casi prioritaria del tema en el porno, en sitios “especializados”, en blogs de Amas y sumisos y en general en todo lo que se anuncia, publicita, y se muestra en textos e imágenes, en internet y más allá.

En este libro recopilo todo lo que llevo escrito acerca de Dominación Femenina durante años, de manera renovada, y espero que sea un completo Tratado sobre el tema en español y que resulte de utilidad a iniciados y a todo tipo de público.


domingo, 9 de julio de 2017

La disciplina en Dominación Femenina

Cuando se menciona la palabra disciplina, muchos lo asocian con castigo, correctivos, con sesiones sado y similares. Para mí es un concepto amplio que no tiene relación con lo anterior. Porque si para lograr que el sumiso se discipline hay que estar con la fusta en la mano, mal va.

La disciplina del sumiso, en mi caso, consiste en mantener hábitos, en ser constante, en no hacer cosas que me molestan y en hacer las que me agradan. Recuerdo una entrevista de hace un par de años al entrenador y tío de Rafa Nadal. Decía que todo lo que lograba era debido a la disciplina y obediencia, y que él entendía que le apretaban por su bien y se dejaba guiar. Yo desde luego todo lo que exijo es por el bien de mi sumiso, eso para empezar. Trato de inculcarle mejores hábitos de vida, por el bien de ambos. Perseverante es, y esa es una base muy sólida para lograr lo que se proponga y lo que le imponga yo.

Aparte de eso, yo misma soy bastante disciplinada para mis cosas y por eso no me conformo con alguien poco disciplinado. Alguien podría pensar que si me gusta la disciplina es porque tengo cierta vena sumisa, pero no, el matiz es que no me gusta que me impongan la disciplina desde fuera.


Disciplinar al sumiso, por tanto, lo entiendo como hacer que se esfuerce por lograr unas metas. Requiere una tarea de supervisión que no se hace pesada si él “progresa adecuadamente”. Y se disfruta cuando está a la altura de las expectativas. Ser una guía y dejarse guiar, ese es el resumen.

miércoles, 28 de junio de 2017

La mala fama del femdom

De vez en cuando bloqueo a alguien que se apunta a seguirme en tumblr o twitter. Suele tratarse de alguna dominatrix que busca publicidad, o de algún cliente de las anteriores. Me indigna demasiado que pretendan estar en el mismo barco que yo, cuando ni siquiera viajamos en el mismo medio de transporte. Luego me da la risa cuando pienso fríamente en el teatro que tienen montados entre unas y otras. Me explico.

Las “modernas” esas son en realidad unas rancias que perpetúan el machismo de siempre. El falo sigue siendo el centro, y ellos son “putas” o maricones por sentir placer con la penetración anal. Otro clásico es rebajar al hombre por someterse a la mujer. Entonces, ¿qué valía tiene esa entrega? Si un ser de cuarta categoría te adora, ¿en qué te conviertes tú? Si te mueves entre sumisos-basura, ¿no eres tú parte de la basura? ¿Te sirve de algo estar por encima del lodo? Joder, si habitualmente no te sientes por encima del lodo, es que tu autoestima necesita que cualquier arrastrado babee por ti. ¿Qué clase de diosa te crees que eres entonces?


Yo entiendo que el negocio es el negocio, y que hay que fingir ser la más dura del barrio para destacar entre tanta currante del sexo, aunque algunas se pasan de rosca y muerden la mano que les da de comer. Lo bueno de todo esto es que existe la contrapartida, un mercado de hombres que les vienen como anillo al dedo, la mayoría viviendo una cara B de espaldas a su vida A de tipo “normal”, fomentando la hipocresía social del que ataca en público todo lo que se sale de lo convencional y luego llama a un 803. Lo peor, evidentemente, es que se nos mete a tod@s los demás en el mismo saco, cuando echan un vistazo superficial al tema desde fuera. Así que por eso reivindico una y otra vez que es posible un femdom sano y positivo, entre personas cuerdas, con autoestima y sin complejos. Yo jamás me he interesado por un sumiso que no me pareciese valioso como persona, ni por esos otros que lo son pero que buscan rebajarse cuando se cuelgan la etiqueta de sumisos.


Luego está la opinión de ciertos psicólogos, que tachan de trastornados a todo el que se sale del molde convencional. Dicen que llegamos a esto por carencias emocionales... Vamos a ver, si hoy en día encontrar pareja compatible en femdom es como toparse con un unicornio verde, no es extraño que acabes sintiendo esa carencia DESPUÉS de reconocerte como Ama o sumiso y tras llevar años de infructuosa búsqueda, ¡pero no antes! Vamos, es que me parece de chiste que alguien se sienta desamparado en la vida y diga, voy a meterme en eso del femdom que seguro que me va mejor... ¿En serio...?


Con todo el panorama anterior, no me sorprende que los trolls de la línea femdom negativo se fastidien tanto por lo que escribo, porque les disparo justo en medio de la frente. Pero me encanta saber que molesto, porque significa que voy por el buen camino y que mi opinión se va extendiendo, por suerte :) Ah, hablando de frente, o de poca frente, estos no saben que no son los únicos ni los primeros que intentan molestarme con sus tonterías, ni que conozco sus IP en cuanto ponen un pie en mi blog, así que espero que se alegren de tener bonitas noticias de la policía por acoso cibernético (toma nota, catalán, orange, firefox, win 7 etc etc, y búscate una vida, pobre troll...).


viernes, 23 de junio de 2017

Putas Amas

Estaba buscando un título para este post y se me ha ocurrido el juego de palabras. Porque voy a hablar de algo que de un tiempo a esta parte se repite con lamentable frecuencia, y al final resulta que las susodichas no son ni Amas ni putas, aunque se crean las putas amas jajaja. Bueno, a ver, entrando en materia:


El mundillo liberal lleva infiltrándose en el del bdsm desde hace años, como si fueran de la mano por narices, cuando habrá de todo, gente liberal, gente monógama, poliamorosos, conservadores y hasta castos perpetuos. En resumen, gente de todos los colores. Pero resulta que alguien vio un filón en poner una mazmorra en los clubs liberales y ya se mezclaron churras y merinas.


Antes de seguir, seguro que se me echan al cuello por decir que hay personas que se meten en ese ambiente por la presión de la pareja. Pero eso es así, reconocido por ell@s mism@s. Es parecido a lo que ocurre con las mujeres que me piden consejo para “hacerse Amas” por complacer a sus parejas. Oye, que por cierto no me ha llegado nunca ni un solo hombre queriendo hacerse sumiso por darle el gusto a su mujer, ainsss.


En el caso que nos ocupa, el proceso de emputecimiento Amil suele ser tal que así. Como primer paso, el hombre introduce a su pareja en el ambiente liberal y la convence de lo excitante que es convertirse en puta. Ahora bien, analicemos brevemente esto. Una puta es una mujer que vende sexo a cambio de dinero. Primer contrasentido, porque estas putas liberales no cobran, es más, incluso hay que pagar por ir a un club de estos, aunque ellas suelan entrar gratis y haya formas de contacto gratuito entre particulares. Pero eso, que en todo caso se trata de putas gratis. Una puta también se supone que está siempre disponible, y bueno, ya cada una de estas encajará su agenda como pueda. Y sobre todo, una puta, como concepto general, es una mujer MALA. Ojo, que dejando aparte el hecho de que la prostitución me parece algo arcaico y lamentable, opino que lo de la mujer mala es igual de arcaico, y que los puteros son los realmente patéticos en todo este asunto. Pero el concepto de mujer mala se explota mucho y por lo visto vende mucho, porque a estas alturas de la civilización, una mujer que disfruta libremente de su sexualidad, ya sea de manera monógama o promiscua, se considera que hace algo malo al equipararse con el nivel de la sexualidad masculina, que por algún mandato divino (nótese la ironía) está más desatada que la nuestra.


Bueno, la parrafada anterior se resume en: una mujer muy activa sexualmente es una puta, y punto. Lamentable, pero así está el patio, y por eso existen los “sumisos putas”... Sigamos. En el ambiente swinger hay de todo, claro, pero me estoy centrando en ese hombre que lleva a su pareja a ese mundo de putas gratis, porque le parece muy excitante que ella se líe con otros. Y claro, ya tenemos al otro gran “clásico”, juas, el del del cornudo sumiso, que tampoco es sumiso ni cornudo, simplemente es un mirón. Y de ahí, a meterle en la cabeza a ella que es toda una Ama, va medio paso. Y así es como llegamos, tachán, a ese extraño invento llamado Ama puta. Y claro, yo me quedo a cuadros, porque algo así es un engendro que está en las antípodas del femdom. Un Ama no puede ser una puta, tanto real como figuradamente, porque ni tenemos que escondernos en una etiqueta social (puta) para disfrutar de nuestra sexualidad, ni somos de libre disposición, ni pueden tenernos a cambio de dinero, dominatrices aparte.


Todo esto es bastante lamentable y contribuye a la mala fama del femdom. Pero estas mujeres (quiero creer) no son tontas y creo que al final las aguas vuelven a su cauce cuando unos y otras se dan cuenta de la realidad de fondo. Me explico. No creo que alguien pueda fingir eternamente ni quiera hacer cualquier cosa por contentar al otro, por mucho que una pareja esté “asentada” con hijos o hipotecas o lo que sea. Además, acaban descubriendo que no existen las fórmulas mágicas, por mucho nombre de Ama que te quieras poner con la excusa que prefieras. Si vas de cacería de todo macho viviente, y descubres que no todos caen en tus redes, ya sea fingiendo o siendo realmente dominante, quizá te des cuenta de que sobra lo de Ama, o incluso te perjudica para tus planes.



En cuanto a los que entran en el juego de ese trío liberal porque creen que un sumiso es eso... pues poco que añadir, que dios los cría y ellos se juntan. Porque una mujer que tiene que hacer malabarismos en su agenda para meter al sumiso entre el marido y los 25 que tiene que tirarse al mes para mantener su etiqueta de puta y que encima pide disponibilidad y entrega infinita al sumiso, esa cree que los sumisos son máquinas con un botón de encendido que se van detrás de cualquiera que menee el culo delante de ellos. Que eso puede ser así cuando el objetivo es puramente sexual, pero aun así no se puede exigir tanto cuando la balanza está tan descompensada. Pero en fin, puede ser una buena solución para esos sumisos de calentón que no tienen madera para aspirar a una relación femdom que traspasa la puerta del dormitorio, así que espero que sean muy felices mientras se traguen el cuento de la caperucita que se merienda al lobo mientras el marido la mira.